Autor: Santiago Canto Sosa

Amigo material

 

El recuerdo de un amigo que se ha marchado para siempre, alimenta su imagen carismática. Cuando se trata de una persona como Josué Uc Canul, primer locutor de la radiodifusora XEBAL, pastor del templo “Getsemaní” y profesor de Inglés en la escuela secundaria de Bécal, no se piensa en los sinsabores que depara el destino.

En 1985 solicité a Josué el favor de grabar, en la cabina de la radiodifusora, algunos casetes con música de Vivaldi y de Chopin, para deleitarme con el rasgueo de violines o del golpeteo de teclas. Al acceder a mi petición, puse en sus manos un casete “virgen”.

     

El sábado 12 de octubre de ese año, nos encontramos viajando en el autobús de nueve de la mañana, ruta Calkiní-Mérida. En el trayecto hacia “la tierra del faisán y del venado”, acordamos vernos en Bécal en la semana siguiente, para que me entregara el casete grabado.

En esos años, quien esto escribe laboraba en Ciudad del Carmen, en la escuela primaria “Ricardo Monges”, turno vespertino, y tenía como compañero de trabajo a Jorge Espadas Millán. Como no había tenido tiempo de platicar con éste en dicho lugar, durante la semana, en mi regreso a Calkiní me dirigí a Bécal, donde Jorge tiene fijada su residencia, para preguntar la ubicación exacta del domicilio de Uc Canul.

Jorge, con tono triste, aclaró que Josué había fallecido en la madrugada del domingo. Sin reflexionar, sólo exclamé: ¡Chispas, mi “caset”!

 
Volver