Autor: Santiago Canto Sosa

"Juan Broch"

 

Juan de la Cruz Briceño Blanqueto (1910-1994), conocido como “Juan Broch”, cada vez que estaba ebrio, hablaba solo -en voz alta- en sitios de la ciudad. Durante mucho tiempo se dedicó al comercio ambulante: vendía tirahules que confeccionaba con horquetas de udzulpek, cortadas en fincas como Santa Bárbara y Chuypul; los llevaba a Campeche y Mérida, además de ofrecerlos en tiendas de la ciudad de Calkiní.

Al terminar de tomarse los tragos con “Ibarra”, “Chu’jún” o “Uixo”, se paraba o sentaba a discursar en escalinatas del Palacio Municipal, en el parque “Hidalgo” o cerca de la cantina “Monte Carlo”.

“Juan Broch”, cerca del bar “Monte Carlo”; 1985, aproximadamente.
Foto proporcionada por Tranquilino Briceño Ek.
     

Como estaba enterado de sucesos políticos de la localidad, con su oratoria demandaba soluciones a problemas sociales, o mencionaba las vicisitudes de funcionarios que al toparse con él se alejaban velozmente.

En cierta ocasión, manifestaba su inconformidad sobre la labor de presidentes municipales “que se habían robado el dinero del pueblo”, cuando uno de los ex ediles pasó por el lugar. “Juan Broch”, al reconocerlo, trató de alabar la honradez de aquél, arengando con mayor ímpetu: ¡Fulano de tal... fue el que robó menos!

 
Volver