Inicio de la página
Opinión de Gumercindo Tun Ku
 
(8 de junio de 2014)

El bullying

 
 

Cada día que pasa, se hace imposible no interesarse en la influencia de los avances tecnológicos al ampliar las capacidades intelectuales del hombre, sin embargo, no puedo dejar de pensar que también se convierte en sospecha de inconveniencia para un desarrollo integral de la niñez, estoy seguro que no todos compartimos los mismos criterios, ni estamos en la misma condición de visionarios, porque de una u otra manera estamos también influenciados por la sociedad modernizada y por la manera de creer cómo debemos llevar nuestro libre albedrío.

Se me hace propio comentar lo anterior, por la sencilla razón de tratar de encausar un poco el entender y comprender de ciertos actos de los niños y adolescentes últimamente, en la casa, en la calle y en los centros escolares, en estos últimos días el tema ha sido el bullying escolar, cabe hacerse la pregunta, ¿realmente la sociedad conoce lo suficiente sobre lo que es, su causa y sus consecuencias? Sin duda alguna puedo afirmar que no.

La razón de mi afirmación se basa en la generalizada confusión que se tiene al respecto, es decir, no a todo acto incomodo en las escuelas se le puede llamar bullying, tampoco violencia escolar, cada uno tiene sus características para catalogarlos como tal en su momento, desgraciadamente, las escuelas y sus maestros están siendo muy señalados como los responsables directos de este tan discutido y delicado tema.

La misma palabra bullying como transculturación de la lengua fue moda entre los mismos escolares, en sus propios juegos sin medir las consecuencias reales, y en los padres de familia notar lo que antes no veían, los juegos y las conductas agresivas de sus propios hijos, que si antes no las notaban ahora sí, sólo que delegando la responsabilidad en los maestros de las escuelas.

Ciertamente, los maestros tienen un compromiso con los alumnos, hacer de ellos mejores seres humanos a través de la enseñanza de aprendizajes que les permitan desenvolverse competentemente en la vida, sin embargo, la conducta que lleva el niño a la escuela es la que ve, es la vive en el seno del hogar primeramente.

¿Qué hay en el hogar entonces? Es lo debemos de tomar en cuenta si estamos pidiendo que el acoso escolar no avance más, viene a colación el planteamiento de mi primer párrafo, ¿estamos dándole un verdadero hogar a nuestros hijos? ¿Los mandamos a la escuela con el mejor modelo de conducta con y hacia sus semejantes? o llevan en la escuela lo aprendido en los programas de televisión, los play station y juegos de computadora.

Evitar el acoso escolar es la tarea de todos, los padres de familia, los maestros, las autoridades educativas y gubernamentales, ¡ya basta! de seguir achacándoles toda la culpa a los maestros de todo lo negativo que sucede, esta situación ya se complica, hay que tomarla con toda la seriedad posible desde los diferentes ámbitos donde estemos.

Actualmente, las instituciones educativas están haciendo lo que les compete en relación a la prevención y erradicación del acoso escolar, los gobiernos también han expresado sobre sus programas hacia lo mismo, sin embargo, no debe tratarse solamente de sanciones, sino de ofertar a nuestros niños y adolescentes mayores espacios para la cultura y para las familias mayores espacios de sana recreación, además, claro, tener a la sociedad completamente bien informada.

Creo que estamos de acuerdo en tales acciones como medidas para lograr el bienestar de los niños y jóvenes, la invitación entonces es la participación de todos.

 
 
 
Texto: enviado por Gumercindo Tun Ku, 6 de junio de 2014 // Imágenes: http://buenosentendidos.com/biblioteca/bullying/ - http://gfteenparaguay.blogspot.mx/2012/05/gf-teen-paraguay-juntos-contra-el.html