Inicio de la página
Opinión de
 

100 años de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

(31 de enero de 2017)
 
 

Ciudadanos diputados:

“Una de las más grandes satisfacciones que he tenido hasta hoy, desde que comenzó la lucha, que, en mi calidad de gobernador constitucional del Estado de Coahuila, inicié contra la usurpación del Gobierno de la República, es la que experimento en estos momentos, en que vengo a poner en vuestras manos, en cumplimiento de una de las promesas que en nombre de la revolución hice en la heroica ciudad de Veracruz al pueblo mexicano: el proyecto de Constitución reformada, proyecto en el que están contenidas todas las reformas políticas que la experiencia de varios años, y una observación atenta y detenida, me han sugerido como indispensables para cimentar, sobre las bases sólidas, las instituciones, al amparo de las que deba y pueda la nación laborar últimamente por su prosperidad, encauzando su marcha hacia el progreso por la senda de la libertad y del derecho..” [Discurso de Venustiano Carranza, Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, al abrir el Congreso Constituyente en su sesión del 1º de Diciembre de 1916].

Carranza habría de reconocer que la constitución de 1847 como antecedente, había sido el mejor legado que nuestros ancestros del siglo anterior nos habían dejado, pues con ella se logró consolidar la nacionalidad mexicana y además, inspiración y fortalecimiento del pueblo para luchar contra la intervención extrajera, sin duda entonces estaba ya en el alma de los mexicanos.

Este 5 de febrero del 2017 celebramos los 100 años de la nuestra Carta Magna emanada del Congreso Constituyente de 1917, un largo periodo en el que ha sido reformada muchas veces, aunque en éstas la mayoría siempre influenciada por el sistema político dominante, tratando de encajar como país en un mundo de creciente globalización; sin embargo, cabe también mencionar que no deja de ser el eje coyuntural para mantener los principios de igualdad y libertad, con el que se consolidó una etapa tan importante del proceso histórico de lucha del pueblo mexicano.

La Constitución de 1917, durante esta centuria, creo que su vigencia está más viva que nunca, es una amalgama multiforme y sólida para mantener nuestra Nación en un equilibrio de paz, basado en los preceptos jurídicos que tutela, y que nos ofrece una Patria libre y democrática, con firmes cimientos institucionales para la defensa de los derechos humanos y de garantías.

Celebrar sus 100 años no queda solo como un recordatorio, sino como un compromiso para refrendar nuestra lealtad, nos convoca a construir esa Nación fuerte y unida en torno a las salvaguardas que nos otorga, a defender la libertad y la soberanía en estos tiempos de incertidumbre política de relaciones exteriores; nuestra Carta Magna, será siempre garante de respeto y armonía entre los mexicanos, la fuerza para mantenernos unidos cuando la tranquilidad de la Patria se ve amenazada.

Celebremos 100 años de la Constitución Política de los Estados Mexicanos, como documento normativo que trasciende como una bandera de Libertad y Soberanía del Estado Mexicano.

 
 
 
Texto: Enviado por Gumercindo Tun Ku, el 31 de enero de 2017 / Imágenes: https://cibertareas.info/constitucion-de-1917-constituciones-de-mexico.html / http://culturacolectiva.com/la-constitucion-de-1917-un-documento-historico-que-sigue-vivo