Calkiní, 10 de mayo de 2018
 
Fallece Gaspar Uc Ché, uno de los últimos músicos de la vieja guardia
Por Carlos Fernández Canul
 

El martes 8 de mayo, después de larga dolencia, falleció en una clínica de la ciudad de Campeche el señor Gaspar Uc Ché; contaba con la edad de 76 años. Su cadáver fue velado en su domicilio en el sector conocido como El Ceibo, en el barrio San Luis Obispo, donde acudieron numerosos amigos del extinto.

Hoy, por la mañana, se ofreció una misa de cuerpo presente en la Parroquia de esta ciudad. El Pbro. Francisco Javier Higuera, en su sermón destacó la labor del extinto como charanguero en los gremios de octubre: hoy, tus amigos te vienen a despedir con la música que te gustaba; recordando las palabras de Santa Cecilia (patrona de los músicos), "Señor tú eres mi música".

Don Gaspar fue uno de los últimos músicos de la vieja guardia en la ciudad; tocaba desde pequeño en conjuntos musicales. Teófilo, músico y amigo, dijo: "nos enseñó a tocar don Cirilo Canul (+) a varios de nosotros; en los últimos años (Gapa) formó parte de la charanga que amenizaba en cualquier festejo o fiestas de los pueblos".

Al concluir la misa, el féretro fue acompañado con música de charanga, interpretando "El ausente"; al llegar al panteón, le tocaron las "dianas". Celso Garma, en representación del Sindicato de Filarmónicos lo despidió, recordando los consejos que él siempre daba: "seguiremos luchando por mejores condiciones de trabajo".

Con las notas tristes de las "Las golondrinas", el cuerpo de don Gapa era acogido por la madre tierra. 

Se fue uno de los grandes músicos de la ciudad, figura inconfundible en las retretas nocturnas a las puertas del templo durante los "gremios" de octubre, en honor al Cristo de la Misericordia; en los templetes de las corridas de toros de las fiestas tradicionales... Comandaba a sus músicos e interpretaban melodías que animaban la fiesta. Él dominaba la trompeta y los timbales; su hijo heredó esta profesión.

Se ha ido Gapa, pero su imagen y recuerdo quedarán en la historia de la ciudad...

Le sobreviven su viuda doña Celina, su hijo Jesús, nieta e hija política.

 

Texto y foto: Enviados por Carlos Fernández Canul, 10 de mayo de 2018