Inicio de la Página
     
Origen de "Los Gallitos" del Carnaval de Calkiní / Carlos Fernández Canul
       
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

El carnaval de Calkiní siempre ha destacado por ser uno de los mejores del Camino real, ya que en él se realizan y disfrutan muchas actividades que los pobladores participan con mucho entusiasmo.

Amigos me pidieron hablar sobre los famosos “Gallitos” que en años pasados la gente los esperaba y escuchaba con mucha atención: cantaban en versos algunos acontecimientos sucedidos en la ciudad, así como eran protagonistas algunas personas y que eran del dominio popular.

Varios pobladores me dijeron que los ”Gallitos” datan de hace muchos años. Grupos de jóvenes y gentes adultas cantaban en los hogares versos jocosos, eran las famosas “Negras choriceras”; éstas salían pocos días antes del carnaval para recaudar dinero que les serviría para confeccionar los trajes de sus comparsas.

En pleno carnaval (década de 1960) salían en las calles del lugar, “Grupos de jóvenes vestidos en su mayoría de mujeres”, acompañados por guitarristas; cantaban versos en rima, criticando a personajes o acontecimientos recientes de la ciudad; llamaban la atención porque eran unos versos sanos y hacían reír a los presentes. La tonadita era: “este gallito como usted lo ve, sale a la calle por primera vez, su arrogante pecho dice el mayoral, es la pura envidia de todo el corral“.

De igual manera, existen unos panfletos llamados también “gallitos”, donde escriben en forma anónima, criticando  en forma jocosa, acontecimientos y chismes sucedidos en la ciudad, éstos los expenden durante el carnaval en la plaza principal o cruceros principales.

Se vivió por años estos "Gallitos" muy sanos en sus críticas, pero llegó un día que los gallitos ya ofendían mucho a las autoridades y reputación de gente de la ciudad, por lo que las autoridades tuvieron que prohibirlos; a pesar de esto, siguieron saliendo a cantar, pero siempre bajo la vigilancia de las autoridades.

En los últimos años, los “Gallitos” han sufrido cierta decadencia, porque cantan versos que no son versos, componen los que le venga en gana, sin ton ni son, y tienes que oir muy bien y pensar a quien critican. Son  la realidad de esta época, solo cantan por cantar; pero eso sí, los jóvenes disfrutan de este juego-baile llamado “Gallito”.

Ojalá que algún día vuelvan a surgir aquellos “Gallitos” que te mataban de risa, muy sanos y daba gusto escucharlos. Me recuerda a dos personajes de la ciudad: el profesor Augusto "Uto" Alpuche (+) se encontraba con “Bartolito” (+) en el parque, y le decía casi a gritos “Bartolo…"; éste se ponía a cantar "¡Este gallito…! "Y para que querías más", retentaba a Bartolito que no paraba de cantar. Esto sucedía allá por el sitio de taxis rojos de Calkiní.

Esta tierra que vive año con año su carnaval nos invita a disfrutarlo. Han cambiado un poco las cosas, pero siempre con esa esencia de bullanguero, y -como dije- uno de los mejores de esta zona Norte de nuestro estado.

3 de febrero de 2018.

Fuente: Carlos Fernández, 5 de febrero de 2018. Foto: Autor anónimo, archivo de Santiago Canto Sosa.

Volver