Cambios Económicos y Sociales en el Municipio de Calkiní y sus localidades 2000-2010
    
VÍCTOR SUÁREZ ARCILA
CON LA COLABORACIÓN DE FELIPE CASTELLANOS ARCILA Y CARLOS SUÁREZ ARCILA
   Inicio

2.0.- DESIGUALDAD EN LA DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO MONETARIO EN EL PAÍS, EL ESTADO DE CAMPECHE Y EL MUNICIPIO DE CALKINI EN LOS AÑOS 2000, 2005 y 2010

 

Otro fenómeno tan grave como la pobreza de la población, es la falta de equidad en la distribución del ingreso monetario de las personas, que en nuestro país ha adquirido proporciones abismales; afortunadamente en los últimos años del siglo pasado y en los primeros del siglo XXI, registró un leve cambio favorable, aunque no todos los investigadores están de acuerdo con esto, como veremos a continuación.

Aun cuando no es el propósito de este trabajo ahondar en el estudio teórico de fenómenos sociales como la desigualdad y la pobreza, por la importancia que tienen en el desarrollo del país y por su permanencia a lo largo de toda nuestra historia, desde la época colonial hasta el presente, presentamos algunos puntos de vista y resultados de trabajos de investigación realizados por especialistas del sector público y de instituciones académicas de prestigio, que nos ayudarán a tener una mejor comprensión de los mismos.

La desigualdad es el trato desigual o diferente que indica diferencia o discriminación de un individuo hacia otro debido a posición social, económica, religiosa, a su sexo, raza, color de piel entre otros; por su parte la desigualdad social es la condición por la cual las personas tienen un acceso desigual a los recursos de todo tipo, a los servicios y a las posiciones de valor de la sociedad. La desigualdad social está fuertemente asociada a las clases sociales al género, a las etnias, la religión, etc., y en casos extremos causa la exclusión social, es decir, la ruptura de los lazos entre el individuo y la sociedad. Una de sus más graves consecuencias es la desigualdad educativa que a su vez es una manifestación de la desigualdad de oportunidades. (www. wikipedia.org)

La pobreza y la desigualdad son dos conceptos muy relacionados, para algunos expertos el problema no es la pobreza sino la desigualdad, en tanto que otros consideran que ambos deben ser tratados para lograr una sociedad más justa y equilibrada, y que no basta el crecimiento económico sino que hay que implementar acciones de distribución de la riqueza e inversión social para lograr un desarrollo humano amplio.

Las investigaciones sobre este fenómeno socioeconómico datan del último cuarto del siglo pasado con la información de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH), antes los estudios eran muy escasos. En julio de 2005 el Dr. Miguel Székely, presentó el trabajo Pobreza y Desigualdad en México entre 1950 y 2004, como ya mencionamos en paginas anteriores; retomando algunas conclusiones de su estudio en el rubro referido a desigualdad, él señala que en el período estudiado de 1950 a 1984 la desigualdad sigue un patrón de U invertida, con una reducción continua en el período entre 1963 y 1984. Entre 1984 y el año 2000, la desigualdad crece de manera casi continua, con excepción de 1996 año de la crisis, en que la desigualdad se reduce por un empobrecimiento generalizado de la población y es entre 2000 y 2004 que se observa una reducción significativa, con un patrón equiparable a la reducción en la desigualdad observada entre 1963 y 1984.

Por su parte la Dra. Clara Jusidman en su estudio Desigualdad y Política Social en México, publicada en la Revista Nueva Sociedad N°220, en marzo-abril de 2009, (www.nuso.org) nos recuerda que nuestro país es uno de los más desiguales de América Latina y aunque en los últimos años se registraron algunas mejoras en la distribución del ingreso relacionadas sobre todo con las remesas y la diversificación de actividades en el medio rural, la situación sigue siendo crítica. El estudio señala que la desigualdad en México es un fenómeno complejo y multifuncional, que se retroalimenta con la discriminación ética, de género y de lugar de residencia. Tiene raíces históricas y es cada vez más compleja; asume diversas expresiones y es multifactorial. Se manifiesta en condiciones, niveles y esperanza de vida fuertemente diferenciados entre personas y grupos de población, y determina trayectorias laborales y educativas que profundizan estas distancias.

El mismo estudio señala que cuando se habla de desigualdad, inmediatamente se piensa en desigualdad económica y sobre todo, en la desigualdad en el ingreso. Pero este tipo de desigualdad es resultado de una serie desigualdades provocadas por diversas causas, a la vez que explica el origen de muchas otras. Un tipo de desigualdad fundamental que además, es acumulativa de generación en generación se relaciona con la propiedad diferenciada de bienes y recursos para la producción o para la obtención de rentas, tales como tierras, recursos naturales de capital (inmuebles, equipo, y maquinaria) y recursos financieros,

El estudio también hace mención a resultados obtenidos de dos indicadores calculados con datos oficiales, ellos muestran la desigualdad en la distribución del ingreso en el país. El primero consiste en calcular la relación que guarda el ingreso medio del decil más rico de la población respecto del correspondiente al decil más pobre. El ingreso monetario promedio por hogar en 2000 del 10% más rico era 35 veces el correspondiente al del decil más po­bre. Esta distancia se redujo a 30 veces en 2006, lo que de todos modos sigue siendo una diferencia notable. El segundo indicador es el Coeficiente de Gini, que pasó de 0,501 en 2000 a 0,473 en 2006, lo que muestra una mejora en la distribución del ingreso.

Sin embargo para especialistas como Fernando Cortés (COLMEX), (www.colmex.mx) , la desigualdad podría ser más grave si se ajustaran las mediciones, ya que la ausencia de registros en las encuestas para los hogares más ricos, la fuerte evasión en la declaración de ingresos de las grandes empresas y la especulación financiera, hacen que los ingresos de los estratos más ricos de la población se encuentren subestimados.

En la misma dirección son los resultados de un estudio presentado por la Revista Este País el mes de mayo de 2012, en el se señala que según la ENIGH en 2010, el ingreso promedio de las familias era de $ 12,163.00, sin embargo al dividir el total de las familias en deciles, el ingreso promedio del 10% de las familias más pobres era de $ 2,149.00 mensuales, en tanto que al 10% más rico le correspondía una ingreso promedio de $ 41,927.00 mensuales casi 20 veces más que al 10% de las familias más pobres.

Al revisar el ingreso del 1% de las familias más ricas del país (unas 290 mil), estas tuvieron un ingreso promedio de 101,217.00 mensuales, esto es, 47 veces que el 10% más pobre, sin embargo con el ingreso medio corregido por sub registro, la desigualdad aumenta considerablemente y el ingreso del 10% de las familias más ricas pasa de $ 41,927.00 a $141,100.00 mensuales lo que representa 66 veces más que el del 10% más pobre.

En cuanto al ingreso del 1% de las familias más ricas del país (290,613), el ingreso aumenta de $ 101, 217 a $ 359,594.00 mensuales, es decir, 167 veces el ingreso del 10% más pobre.

En el artículo de la revista se comenta, que al revisar las cifras de desigualdad en México de 1950 a la fecha, la tendencia es clara: somos un país con una fuerte desigualdad que aumenta año con año.

Por último vale la pena mencionar las conclusiones a las que llega el investigador Fernando Cortés en el evento “Medio siglo de desigualdad en el ingreso en México”, patrocinado por el INEGI hace unos meses:

“Hay que destacar que después de un cuarto de siglo las distribuciones del ingreso de los años de 1984 y 2010, son prácticamente iguales a juzgar por el conjunto de indicadores disponibles; (1) los índices de Gini del ingreso corriente total y per cápita difieren apenas una y tres milésimas, (2) las relaciones de ingreso per cápita entre el décimo y el primer decil son prácticamente iguales y (3) la comparación de las participaciones relativas según deciles muestra la similitud de ambas distribuciones”.

Profundizar en el estudio de este complejo fenómeno económico y en sus efectos sociales nos ayuda a hacer un mejor retrato de la situación socioeconómica del Municipio de Calkiní y del Estado de Campeche; las cifras del CONEVAL de los años 2000, 2005 y 2010 tienen un aporte relevante. Para tal efecto, incluimos en este trabajo también estudios realizados por el CONAPO y algunos otros investigadores del Colegio de México (COLMEX) y de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL).

El Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social (CONEVAL) presenta cifras de los años 2000, 2005 y 2010, que nos ayudan a entender este fenómeno con los cambios que se han registrado tanto a nivel nacional como estatal y municipal. En la medición de la desigualdad en la distribución del ingreso monetario, emplea tres indicadores: el Coeficiente de Gini la razón de ingreso entre el 10% más rico y el 10% más pobre de la población y la razón de ingreso del 5% más rico entre el 5% más pobre de la población.

El Coeficiente de Gini es una medida de la concentración del ingreso. Este coeficiente tiene valores de 0 a 1; mientras más cercano este a 1, mayor desigualdad existe en la distribución del ingreso. En la información que presenta el CONEVAL sobre el Coeficiente de Gini, el ingreso al que se hace referencia es el Ingreso neto total    per cápita con el cual se hacen las estimaciones de pobreza por ingreso.  

A nivel nacional, el Coeficiente de Gini para México en el año 2000 fue de 0.5458 y en el año 2005 fue de 0.5006 lo que significa que en ese período de tiempo se registró una mejoría en la distribución del ingreso. En el periodo 2000 a 2005, dieciséis estados registraron una disminución significativa en el Coeficiente de Gini y ninguno registró un aumento significativo. En el mismo periodo, a nivel municipal, el Coeficiente de Gini muestra lo siguiente: 884 municipios tuvieron una disminución significativa, 131 un aumento significativo y 1437 no presentaron un cambio que valiera la pena resaltar.

En el año 2000 , las cinco entidades federativas que muestran los menores Coeficientes de Gini, es decir, con menor nivel de desigualdad son: Baja California (0.4463), Aguascalientes (0.4542), Coahuila (0.4646), Nuevo León (0.4690) y Durango (0.4782). Por el contrario, las cinco entidades federativas con mayor nivel de desigualdad son: Yucatán (0.5896), Quintana Roo (0.5707), Oaxaca (0.5646), Morelos (0.5612) y Veracruz (0.5584). Nuestra entidad registró un Coeficiente de Gini de 0.5202

En el año 2005, las cinco entidades federativas que muestran los menores niveles de desigualdad son: Tamaulipas (0.4299), Baja California (0.4390), Colima (0.4400), México (0.4402) y Sonora (0.4405). Por el contrario, las cinco entidades federativas con mayor nivel de desigualdad son: Chiapas (0.5427), Guerrero (0.5269), Oaxaca (0.5259), San Luis Potosí (0.5258) y Puebla (0.5170) El Estado de Campeche por su parte registró un descenso hasta 0.4881

En cuanto a las razones de ingreso, éstas muestran las proporciones de ingreso que concentran el 10 y 5 por ciento más rico de la población entre el 10 y 5 por ciento más pobre, respectivamente. A nivel nacional, la razón de ingreso del 10 por ciento para el año 2000 fue de 42.3, es decir, que el ingreso promedio del 10 por ciento más rico de la población es 42.3 veces mayor al ingreso del 10 por ciento más pobre. Para el año 2005, esta razón fue de 27.7, lo que muestra una disminución en la concentración del ingreso del 10 por ciento más rico con respecto al más pobre.

De igual forma, la razón de ingreso del 5 por ciento para el año 2000 a nivel nacional fue de 83.2, lo que significa que, en promedio, el ingreso del 5 por ciento más rico de la población es 83.2 veces mayor al ingreso promedio del 5 por ciento más pobre. Para el año 2005, ésta cifra disminuyó a 52.7.

A continuación, presentamos los registros de los indicadores de desigualdad para el Estado de Campeche y sus once municipios: (Cuadro No 2.1)

 
 
 
Fuente: Cambios Económicos y Sociales en el Municipio de Calkiní. Víctor M. Suárez Arcila, con la colaboración de Felipe J. Castellanos Arcila y Carlos F. Suárez Arcila.- A.C. "El Corazón de Ah Canul". Diseño de portada: Pablo Noh Avilés. Edición de la LXI Legislatura del H. Congreso del Estado de Campeche y SEDESORE, agosto de 2013. 136 páginas.
 
Diseño digital en calkini.net: Santiago Canto Sosa, junio de 2014