Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Bienvenido 2018

(15 de enero de 2018)
 
 

Cronos no se detiene. Los primeros días del nuevo calendario se convierten en verdaderas oportunidades para la continuidad de la ruta personal y el  reinicio de proyectos en espera. Después de tantos días de celebración decembrina, es tiempo de readaptación al día día.

Recibir el año nuevo es una fiesta, época de parabienes, tiempo de plácemes y augurios para los meses venideros en todas las esferas de la vida personal, familiar, profesional y laboral –para los que gozan de un trabajo-. Quizá para algunas personas el advenimiento del 2018 se vuelva un verdadero misterio, pues el entorno es impredecible ante la incertidumbre económica, las consecuencias de un aguerrido ambiente electoral y los pronósticos políticos dejan un velo de opacidad para la vida social de los mexicanos.

Cambiando de línea. 2018 es un magnifico año para continuar la travesía por la vida, escribir y reeditar la historia personal. Ciertamente, muchas cosas del exterior permanecerán, pero tu interior puede ser mejor: salud, aspiraciones, armonía, alegría, paz y reencuentro contigo mismo.

Ningún día es igual. Las horas transcurren, el alba embellece tu mirada, el ocaso desviste la tarde para abrazar la oscuridad. Cada instante hilvana las acciones, mientras más actos buenos más momentos de satisfacción. Ante la adversidad, actitud y pensamientos positivos.

Estimado lector, estos tiempos son difíciles, creer es lo más simple, necesario para vivir. Que el inicio del  año, sea una bendición y ocasión para disponer de energías renovadas y proyectos; sin sueños no hay triunfos. Por eso, bien vale, afianzarse a la voluntad; perseverar en las metas hasta alcanzarlas, es la mejor manera de darle sentido a los propósitos, trabajar para hacerlos realidad merece disciplina.

Un proyecto de vida da sentido a la existencia, convierte cada día en pretexto para ocuparse en busca de los logros. Todo cuanto se consigue con esfuerzo se aprecia. Cuando nada guía el andar, cuando ninguna señal indica la trayectoria del viento, ni estrella que ilumine el camino, es como una ruta sin destino, a  no tener un punto de llegada.

La vida no debe desperdiciarse en la negrura de las diferencias personales, mucho menos en  discusiones matrimoniales o conflictos familiares. Es cierto que la situación actualmente es complicada, sin embargo, el optimismo debe fortalecerse a diario, buscar entre tantas alternativas para salir temporalmente del laberinto hasta hallar la armonía.

Bienvenido 2018, días preciados que merecen disfrutarse a plenitud. Enhorabuena.

San Francisco de Campeche, Cam. 15 de enero 2018

 
 
 
Texto: Enviado por Teresita Durán Vela, el 15 de enero de 2018 / Fotos: Santiago Canto Sosa