El corazón de Ah' Canul - 47
Inicio
EDITORIAL
Portada -47
 

Cuando diciembre llega y la gran mayoría de las casas comienzan a vestirse de luces multicolores, la ansiedad y las ilusiones se tejen de manera a veces misteriosa; algunos con la espera de la Nochebuena por los regalos, las piñatas y la fiesta, otros con deseos enormes de que termine el año y que comience el otro; tal vez, es con la esperanza de que sea mejor que el que se va, es un ciclo que termina y comienza de nuevo, así parece ser cada fin de año.

Lo que es seguro y no puede negarse, es que es una etapa en la vida de muchos para hacer una reflexión muy personal y también familiar; ilusiones, expectativas, fe, anhelos, creer, confiar, etc. Pudiéramos hacer una lista de sinónimos de lo que el hombre tiene en su interior en esta época, que le permitirá hacer un balance de todo lo vivido.

Un nuevo año puede significar la oportunidad para depurar, para construir, para recordar quiénes somos y hacia dónde queremos caminar, sin duda, después de un agradecimiento por lo logrado; en fin, un año que termina es un resumen de experiencias y aprendizajes que servirán para los días venideros.

Entonces, el 2017 que sea para comenzar un nuevo ciclo con renovados bríos y energía, comenzar un capítulo en la vida con grandes aspiraciones, generar nuestra propia realidad en busca del bienestar y la felicidad, por una sociedad más solidaria, por las familias más unidas, por la armonía, la paz y la prosperidad.

Son los mejores deseos de la Asociación Civil “El corazón de Ah Canul”.