El corazón de Ah' Canul - 48
Inicio
Feliz Año Nuevo 2017
Álvaro Villanueva Martín
Portada -48
 

Otro año que termina, otro año que inicia, de nuevo la misma historia, las mismas promesas, los mismos cuentos, las mismas mentiras, lo mismo de todos los finales y principios de año, ya no deberíamos de asombrarnos, ya debemos de estar acostumbrados; pero esta vez fueron canciones anticipadas muy bien estructuradas, muy bien difundidas, que nos llegaron al corazón, otra vez como siempre, y caímos redonditos, todo se los creímos: con las reformas estructurales se inicia una época de gran bienestar y bonanza para todos los mexicanos, por ejemplo, bajarán los precios de las gasolinas, del gas, de la electricidad, del transporte, consecuentemente bajarán de precio los alimentos de la canasta básica, la leche, el pan, la carne, todo bajará de precio, bajarán los impuestos en general, no habrán cuotas obligatorias de inscripciones en las escuelas (en realidad nunca las ha habido solamente han habido y siguen habiendo cuotas “voluntarias-obligatorias” aunque lo nieguen las autoridades de todos los niveles), y bajarán también de precio muchos otros artículos de primera necesidad, hasta la comida chatarra en las escuelas que tanto daño le hacen a la salud de nuestros niños, ahora si de verdad la vamos a eliminar y a substituir por comida nutritiva y de buena calidad; si todo esto o al menos algo de estas promesas se hubieran cumplido, estuviéramos todos los mexicanos y mexicanas, como dijera Fox, muy contentos y satisfechos y porqué no, hasta agradecidos con nuestros gobernantes, a pesar de que ese es su trabajo, para eso les pagamos y les pagamos muy requetebién.

Pero ¡OH! ¡AY! ¡AUG! ¡qué desilusión de fin de año 2016! y esto no es nada, tremendo GASOLINAZO para recibir el feliz año nuevo 2017 (18% de aumento), aumento a tortillas (7% por lo pronto), nos presentamos como responsables contribuyentes a pagar impuesto predial, agua, recoja de basura, y nos saludan con una gran sonrisa y felicitación, cuando no nos reciben con una tremenda cara, y al pagar nos damos cuenta que estos impuestos han subido 40%, 50%, 60%, 70% y en ocasiones más del 80%, con respecto a los pagos del año anterior ¡AJÚA!, al preguntar a qué se deben estos tremendos aumentos nos responden: felicidades, por instrucciones de las autoridades, su casa a partir de este año ya vale 20% más o más del 20% y por eso son estos aumentos de impuestos, además, yo solo recibo órdenes para cobrar, si usted no está de acuerdo puede ir a quejarse ¿a dónde? a donde guste, aunque ya sabe nadie le hará caso, perderá su tiempo, pero usted tiene todo el derecho (y el izquierdo también) de acuerdo a la Constitución, de ir a quejarse.

¿QUÉ PODEMOS HACER? Como han dicho brillantes intelectuales, algunos legisladores, muchos conocidos y/o amigos, algunos agitadores sociales, algunos dirigentes sindicales, hasta algunos payasos y merolicos tratando de ganar notoriedad: la única solución es tomar las armas, fusilar a nuestros actuales “gobernantes” y rezar para que los nuevos sean honrados y trabajen efectivamente en favor del pueblo (utopía).

¿QUÉ ES LO QUE REALMENTE PODEMOS HACER? ¡NADA! No tenemos aún el coraje ni los pantalones para ir a ajustar cuentas a esos que cada vez que les da la gana se aumentan sus sueldos, ya de por sí estratosféricos, y todavía nos dicen que hay que amarrarnos el cinturón para sobrellevar la crisis que padecemos ¡y las que vienen que ya están anunciadas!  ¡Tenemos que apretarnos el cinturón todos ustedes, nosotros no necesitamos hacerlo porque ganamos muy buena lana ¡no la ganan sólo la reciben!

¿HACIA DÓNDE VAMOS? Muchos piensan que hacia el precipicio, yo prefiero creer que, aunque pasito a pasito, vamos hacia adelante con nuestros esfuerzos y a pesar de los obstáculos que nos contraponen nuestros flamantes “gobernantes” como los duarte, los… ejen, todos que ahora son prófugos de la justicia más todos los que faltan que son muchos más.

¡ESTO ES MÉXICO! Aquí nos tocó vivir, tenemos que apechugar todas las calamidades que nos mandan cada  fin de año, cada inicio de año y durante todos los años. No nos calentemos la cabeza con cosas que no podemos remediar,  apacigüemos los ánimos y recordemos que es año nuevo, así que, como dice el Papa, mil trillones de felicidades (¿por qué tan poquito?) para todos y que tengan un muy feliz año nuevo 2017 ¡NOSOTROS SÍ LO PODEMOS HACER!