El corazón de Ah' Canul - 5
 
No. 5
Mateo Reyes
Fred Berzunza Chacón
 
 

En la zona centro, corazón de la ciudad de Calkiní, existe una escuela llamada Mateo Reyes. ¿Pero quién fue ese personaje?. Don Mateo Reyes Dorantes, su nombre completo, nació probablemente en 1780, sus padres fueron don Manuel Antonio Reyes y doña Petrona Dorantes. Según acta del libro de matrimonios de la parroquia San Luis Obispo, el 19 de julio de 1802 contrae nupcias con María Jesús Noceda Loeza, hija de Juan José Noceda y Teresa Loeza. La boda la realizó fray Cayetano Martín Rosado. Algunos de los hermanos de don Mateo fueron Rosa y Pablo. Los hijos del binomio Reyes-Noceda, hasta donde se ha llegado a descubrir en las actas parroquiales fueron: Pablo José (casado con María Perfecta Prieto Díaz).

María Ancelma (casada con José Gertrudis Montero) y Julián, expósito casado con Petrona Ancona; otra hija expósita, hallada a las puertas del hogar, a las once de la noche del 31 de mayo de 1831, fue una niña al parecer española, y le pusieron el nombre de Prudencia.

Don Mateo Reyes Dorantes fue Presidente Municipal en los años de 1825 y 1826. En 1825 una terrible epidemia de viruela asoló la Península de Yucatán y Calkiní sufrió también las consecuencias de la enfermedad; nuestro personaje trajo el fluido necesario para vacunar a la población y evitar peores desgracias a la gente humilde y desvalida; solo los ricos o con los mejores ingresos debían pagar la vacuna, los pobres quedaban exentos de dicha paga.

En 1850 se perdieron las cosechas de maíz por una terrible sequía y el altruista señor donó de su peculio la cantidad de $ 600.00 para comprar maíz y ser distribuido entre la gente pobre.

El 15 de julio de 1840 don Mateo quedó viudo y un año después contrae nupcias con María Carmen García Pérez.

Pero en 1854 el Viajero del Ganges, el terrible cólera Morbus, cubre con la guadaña de la muerte la campiña mexicana y don Mateo Reyes Dorantes no escapa de su destino, fallece de este mal el 9 de febrero del citado año legando en su testamento $8,000.00 oro para “la construcción de una escuela para niños pobres”, pues la educación se impartía en las iglesias por los frailes, pero había que pagarla.

Don Mateo fue quizá el hombre más rico de su época, fue dueño de las haciendas de campo Sisibaché, San Mateo Yacalcab, San Miguel Chunchucmil y el abrevadero Popolá, con más de 5,000 cabezas de ganado, vendidas en 1842 en $43, 484.00. Años después de su ausencia, fallece su segunda esposa doña María Carmen García Pérez.

Se fue el hombre, pero su figura se agiganta con el paso de los siglos, su obra se yergue orgullosa al paso del tiempo en la Escuela Primaria Mateo Reyes, en el corazón de la Atenas del Camino Real.