El corazón de Ah' Canul - 50
Inicio
De burla y de espanto
Álvaro Villanueva Martín
Portada - 50
 

El amigo Catón, del cual soy gran admirador, asiduo lector y uno de sus cuatro lectores, acaba de contar el chiste más “mamón” (así lo dijo) de lo que va del año. Aunque no me lo pareció, me inspiró, sin embargo, a contarles el chiste más “mamón” que nos contaron durante todo el año 2016: a partir de 2017, empezarán a reflejarse las bondades de las reformas estructurales que se traducirán en disminuciones en los costos de los combustibles, electricidad, gas, alimentos, el dólar, reducción de impuestos y muchas otras reducciones de precios. Efectivamente los precios de todo se reflejaron pero hacia el cielo.

Y eso no es nada, ahora les contaré el chiste más ídem que nos acaban de contar (no me pregunten ¿quién?) como inicio de este 2017 y después del terrible gasolinazo, puñalada a la economía de todos los mexicanos y mexicanas, por supuesto, y en pleno auge de incremento de precios a todo: nuestros flamantes legisladores (diputados y senadores) y el poder judicial, anunciaron con gran pompa, que como medida de austeridad RECORTARÁN 10% a sus gastos (aunque no todos ellos están de acuerdo); enseguida, algunos gobernadores anunciaron medidas similares de reducción de gastos e incluso 10% disminución de sus sueldos y de todo su gabinete ¡qué generosos!

Además, el gobierno federal anuncia, desea, pide y hasta exige unidad a todos los mexicanos (¡ah! y mexicanas) para poder afrontar y vencer todos los nefastos retos y desgracias que nos están imponiendo el gasolinazo y todas las crisis que tenemos desde hace un buen rato (que conste, no el gobierno). Menos mal que ya dijo y redijo que no pagaremos el muro, estamos salvados de esto y ya pusimos a temblar al “trompetas”. Todavía sigue el cuento: se apretará el cinturón a partidos (no aclara si a partidos políticos o a nosotros que ya estamos bien partidos) esto es, que del mundo de dinero que se da a cada partido, se reducirá, aunque no dice cuanto, pero seguramente seguirán recibiendo otro mundo de dinero que continuará engrosando los bolsillos personales de muchos de ellos por no decir de todos ellos; aún hay más: proponen eliminar todos los diputados y senadores plurinominales, con lo cual se generará un grandísimo ahorro de muchos millones de pesos, se trabajará con mayor eficiencia, se facilitará la toma de decisiones y se responderá a una demanda que por muchos años ha expresado la ciudadanía ¿acaban de darse cuenta? Este último punto se ha estado mencionando desde hace como 20 años y fue una promesa de campaña del actual gobierno que nunca cumplió.

Bueno, ya párale Chole… y todo lo anterior ¿para qué servirá? Pues, para el fortalecimiento económico y la protección de la economía familiar ¡qué canijos, no dicen de quienes! seguramente de la economía familiar de ellos.

A continuación, una breve descripción de esos gastos y servicios que dicen que van a disminuir y algunos a eliminar:
*Sus estratosféricos e insultantes sueldos y percepciones.
*Sus grandiosos bonos de inicio, durante, fin de año y otros.
*Cuantiosos aguinaldos, viáticos, compensaciones, reparticiones en lo obscurito.
*Coches último modelo cada año y gratuitos.
*Exuberantes vales de gasolina y despensas.
*Costosos seguros de gastos médicos que incluyen a esposos, esposas, hijos y padres.
*Costosos seguros de vida para toda la familia.
*Bonos de jubilaciones, protección personal.
*Gastos de telefonía celular de toda la familia, colegiaturas para sus hijos.
*Gastos de comisiones, de representación, desayunos, comidas, cenas y hasta borracheras ¡cómo de que no!
*Gastos en comunicación para mejorar imagen, radio, televisión.
*Servicio de asesorías, pasajes de avión para viajes nacionales e internacionales innecesarios, como tomas de posesión de algún funcionario público.
*Papel sanitario, shampoo, pasta dental… y ya no digo más.

Ya sé que no mencioné eso que ustedes quieren… ahí muere.

¿Todas esas cosas tienen? Por supuesto que no, tienen muchas más y todas muy generosas.

He de reconocer que algunos, muy poquitos, entre gobernadores, legisladores, empresarios, etc. (pero muy poquitos) han planteado algunas situaciones que me parecen de muy buen talante y seguramente a ustedes también, por ejemplo: en lugar de reducir 10% a sus grandiosos salarios, que les reduzcan 30%, a mí me parece una excelente idea porque así se recuperaría una buena bolsa de dinero para generar, probablemente, hasta un 1,000,000 (sí leyó usted muy bien un millón) de empleos.

Y no creo que vaya a pasar gran cosa porque con esta reducción seguirían recibiendo cuantiosas percepciones.

¿Creen ustedes que van a renunciar? que lo hagan a ver si en la iniciativa privada pueden conseguir esos sueldazos.

¿Creen ustedes que puedan darse estos ajustes, cancelaciones, reducciones? Yo no lo creo, más bien dirán que los hicieron, pero recordemos qué nos dice la historia.

Bueno, no nos emocionemos mucho, acordémonos que solo estamos en un cuento que si se llegara a cumplir, seguramente estaremos muchísimo mejor todos … y todas.