El corazón de Ah' Canul - 51
Inicio
EDITORIAL
Portada - 51
 

La Constitución Política de nuestro País nos permite ser iguales y tener los mismos derechos humanos y sociales, por mencionar uno: el derecho a la educación, el acceso es fundamental, pues es el elemento coyuntural que coadyuva al desarrollo social y económico. Es un gran manifiesto que la educación como derecho inalienable permite también al individuo ser mejor cada día como ser humano.

Es garantía para que esa igualdad y libertad de conciencia se alcancen, siempre y cuando tengamos la certeza que todos los niños de México cuenten con los recursos suficientes para estar en las aulas, y esto es siempre un tema de mucha profundidad, pues el análisis entre lo fundamentado en la legalidad con la situacion real, da otro aspecto fuera del contexto que se persigue.

Cierto es que hoy en día se entiende que no podemos quedarnos en el estatismo de conformidades, sino seguir adelante ante los nuevos retos que presenta el mundo del siglo XXI, que tenemos que buscar en la educación las oportunidades para enfrentar los desafíos y salir adelante.

Un nuevo ciclo escolar comienza y no deja de ser una preocupación para muchas familias; a pesar de algunos apoyos que los niños reciben del Gobierno del Estado, con útiles escolares y uniformes deportivos, no deja de ser motivo de cierta intranquilidad, pues hay otros gastos que realizar. La gratuidad de la educación no es total; sin embargo, habrá padres de familia que harán dobles esfuerzos para que sus hijos vayan a las escuelas por la esperanza de tiempos mejores.