El corazón de Ah' Canul - 52
Inicio
EDITORIAL
Portada - 52
 

Es muy importante en nuestro diario vivir, conocer un poco más de nuestra cultura para seguir construyendo día a día un pueblo mejor y más unido. Las costumbres, las tradiciones y los valores en una sociedad son sustanciales, no solo para recordar nuestras raíces históricas, sino también para fomentar la preservación de los mismos de generación en generación, fortaleciendo la unión en una comunidad.

Hay cambios al pasar los años, sin duda, pero la esencia prevalece.

Las tradiciones como conjunto de ideas y acciones, si han permanecido por años en nuestros pueblos es porque las arropamos como vivas y existentes, que podemos sentirlas a través de todos nuestros vitales sentidos; esta relación mutua con su carácter único, nos ha permitido seguir construyendo la historia y la identidad de Calkiní.

Esta tierra de los Ah Canul conserva con gran devoción el tradicional día de muertos, mejor conocido como “Janal pixan”, entre muchos otros; una muestra muy particular que transmite los valores compartidos del mestizaje en medio de una sociedad cada vez más cambiante, con historias y objetivos para seguir manteniéndose viva en las nuevas generaciones.

Como toda tradición tiene relevante influencia en la sociedad, es la manera más clara de una expresión de identidad colectiva ante el mundo, que marca momentos significativos para no perderse en el futuro. Somos sus propios historiadores, sus propios guardianes.

Conservar las tradiciones nuestras, es un acto de autoconciencia que fortalece la identidad calkiniense, la identidad mexicana, en medio de un mundo intercultural.