El corazón de Ah' Canul - 54
Inicio
Juntúul wíinic che' (El hombre de madera)
Lourdes Chan Caamal
Portada - 54
 

Juntúul Wíinik Che’

 

Jump’éel k’iine’ juntúul ko’olel k’oja’an ti’ paale’ bin si’ tu juunal.
Táan u meeyaje’ ka’ tu yúubaj nuka’aj síijil u chichnil, ka’ chilaaj tu k’ab junkúul che’.
U k’ab tuun le che’o’ tu lóochaj le ko’olelo’. Na’ tsiile’ tu meentaj jump’éel k’u’ yéetel u le’ le che’o’ utia’al u chikunsik u chichan paal ken síijik.

Ka’ ts’o’ok u síijil paale’, ko’olele’ ki’ jweenij. Chan paale’ jop’ u yóok’ol tumen wi’ij, xch’up che’e’ ka tu yilaj beyo’ tu tséentaj yéetel u yiits.

Ka’ aaj maama tsiile’, ja’ak’ yóol ka’ tu yilaj u chan paale’ ts’o’ok u suut che’il: che’ u  k’abo’ob, che’ u yooko’ob, che’ u yich… ka tu tukultaje’: --Ma’ ten in bis tin wotochi’. Je’el u jats’iken in wíichame’.  Yaan in wa’alik ti’e’ ka’ sije’ kíimeen, Ka’ súunaj tu juun  tak kaaj.

Séeb nojochchajik paal, ka jop’ u máan u xíimbaltik le k’áax tu’ux kaja’ano’. Jump’éel k’iine’ tu yilaj ya’ab che’ob xot’a’antako’ob; le je’ela’ jach naak’ti’ ka’ tu
ya’alaj: --¡Bejla’e’ ten ken kanantik in láak’o’ob!

Bey tuno’ le ken u yiil tu náats’al jxootche’ob, ku téek e’esikubaj ti’ob, le jxootche’obo’ ken u yilo’ob wíinik che’e’, ku ja’ak’al u yóolo’ob ku púuts’ulo’ob.
Bey túun úuchik u seen jats’utstal k’áax.

U kúulul che’obe’ tu jach yaakuntajo’ob wíinik che’, tu ya’alajo’ob ti’e’: --¡bejlae’ teech u ts’úulil le k’áaxa!

 
Dibujo proporcionado por Lourdes Chan Caamal
 

El hombre de madera

 

El hombre de madera
Un día, una mujer embarazada fue a leñar sola. Estaba trabajando cuando sintió que era el momento de dar a luz, entonces ella se acostó en la rama de un árbol.
 
La rama del árbol abrazó a la mujer. La mujer hizo un nido con las hojas del árbol para acostar a su bebé cuando naciera.

Nacido el bebé, la madre cayó en un profundo sueño. El bebé empezó a llorar porque tenía hambre, entonces la mujer árbol empezó a criar al bebé con su savia.

Cuando la madre despertó se asustó al ver que su bebé se había convertido en un niño de madera: manos de madera, pies de madera, cara de madera... Y pensó: -no lo voy a llevar a mi casa. Me golpearía mi marido. Le diré que se murió en el parto - Y regresó sola al pueblo.
 
El niño creció rápido y empezó a pasear por el monte. Un día vio muchos árboles cortados, tuvo una entre mezcla de sentimientos: dolor, tristeza, rabia y dijo decidido: -¡De ahora en adelante yo voy a cuidar a mis hermanos!

Cuando veía que se acercaban los taladores, se aparecía bruscamente ante ellos, entonces éstos al ver al hombre de madera huían espantados. Desde entonces el monte quedó muy bonito.

Los árboles le tuvieron mucho cariño a este hombre de madera, así que lo nombraron ¡el rey del monte!