El corazón de Ah' Canul - 54
Inicio
Los reyes de la creación
Uriel Márquez
Portada - 54
 

He tenido suerte, pues a mí también se me apareció un genio con su oferta habitual, y le pedí uno de los tres deseos que ponía a mi disposición.

Él de inmediato cumplió, y ante mí apareció el ente que había yo invocado: era “LA LUZ”; sí, la luz, ese elemento “onda-partícula” que nos ilumina, y que según los científicos, es el agente más veloz del universo; y era eso, precisamente, lo que yo quería apreciar.

Le pedí al “inusual invitado” que se situara junto a mí, y que a una señal, se desplazara a su velocidad normal; pero solamente lo haría por un segundo. Esto es, después de ese instante se detendría.

Así lo hizo, y de inmediato estuvo a 360 000 km de distancia de nuestro planeta, esto es, ya estaba en la Luna. Hice cuentas y me percaté que si voláramos en un avión comercial para alcanzarla (a 1000 km por hora aproximadamente), ocuparíamos alrededor de 12 días; volando en forma ininterrumpida.

Con su poder de captación, y de comunicación, la luz entendió mi inquietud y me dijo:

─Te parece que mi velocidad es algo extraordinario para tu mundo y tu cotidianidad, pero has de saber que en este multiverso en expansión, así tiene que ser; pues si me dijeran que yo lo recorriera (al universo) de un extremo a otro, con toda mi vertiginosa velocidad, ocuparía cerca de 28 000 millones de años para hacerlo. Ustedes los seres humanos no pueden siquiera imaginar la distancia que recorrería en ese tiempo.

Ante esa explicación, ya no hablé. Me quedé anonadado y pensando: ¿qué representa nuestro planeta en esta inmensidad?, ¿y nosotros los seres humanos?; y dado lo probable que en ese inconmensurable espacio existan mundos semejantes al nuestro, ¿será cierto eso de que somos los reyes de la creación?

Afortunadamente me quedan dos deseos, y con ellos espero averiguarlo.