El corazón de Ah' Canul - 55
Inicio
EDITORIAL
Portada - 55
 

En estos tiempos, nadie puede estar al margen de los acontecimientos políticos que se generan en nuestro país, en donde se hace alarde de la palabra democracia, decimos palabra porque es lo que se pregona hoy en día, no sólo de la boca de los candidatos, sino de las mismas instituciones.

Ciertamente, México quizás vive una democracia definida, pues hasta ahora ha transitado sobre un sistema de elecciones en el que los que pierden aceptan su derrota esperando otra oportunidad, y creemos que es mejor, porque no han intentado arrebatar el poder de otra manera que no sea la institucional; es decir, no han optado por un derrocamiento violento del gobierno para imponer un tipo de gobierno distinto.

Probablemente, también estamos todavía con las expectativas de que nuestra democracia nos traiga prosperidad y justicia para todos, y creemos que es muy razonable tener esta esperanza; por eso, en este sentido, seguimos ejerciendo nuestros legítimos derechos de sufragio en busca de un gobierno más justo.

Un gobierno capaz de reconocer la falta de equidad y justicia, de crear los mecanismos para reducir esa brecha que cada día crece más, solamente se necesita un gobierno no coludido con el crimen organizado ni con la corrupción.

Podemos decir que México sí tiene un gobierno democrático, pero en la realidad no es representativo.

Que este proceso en el que los mexicanos estamos ya inmersos, culmine respetando las preferencias de los electores. Esa es la democracia. Por un México de justicia y paz.