El corazón de Ah' Canul - 56
Inicio
Conoce tu Municipio:
Desigualdad en la distribución en el ingreso del Municipio de Calkiní
Víctor M. Suárez Arcila
Portada - 56
 

En su libro “Sobre la Desigualdad en México” (México, D.F. 2010), el Dr. Carlos Tello señala que “México es un país marcado históricamente por la desigualdad. La característica más notable de México, es su polarización social y económica. La desigualdad en la distribución del ingreso y la riqueza ya existían en el mundo prehispánico. Se agravó durante los trescientos años de subordinación a España. Y ha persistido a lo largo de la vida independiente del país, a pesar de los afanes de justicia que animaron el movimiento por la Independencia, el liberalismo compendiado en la Constitución de 1857, la Revolución de 1910 y la Constitución de 1917.”

La pobreza y la desigualdad persisten como dos de los problemas estructurales de mayor relevancia en el desarrollo económico y social del país. Ambos permanecen enquistados en el tejido nacional, a pesar de que en la segunda mitad del siglo XX se registró una tasa promedio de crecimiento económico mayor a 6% durante el período conocido como “Desarrollo estabilizador” de 1950 a 1980. No obstante, el amplio sistema social que se estableció en ese período, la política de los gobiernos fue insuficiente para abatir los rezagos sociales y económicos heredados desde el periodo colonial.

La desigualdad en la distribución del ingreso es un fenómeno que se empieza a medir desde la segunda mitad del siglo XX, siendo la principal fuente de medición la Encuesta Ingreso Gasto de los Hogares, que se viene aplicando a partir de los años sesenta del siglo pasado y el Coeficiente de Gini, el cual tiene valores entre cero y uno (cero menor desigualdad, uno mayor desigualdad).
Coeficiente de Gini en México 2016: 0.448.

Según registros desde esos años, la distancia en ingresos de los sectores más pobres en relación a los de mayor ingreso no ha sufrido variaciones sustantivas hasta la fecha. Es notable la desigualdad económica y social entre el norte y el sur del país, entre géneros, entre localidades urbanas (más de 2,500 habitantes) y rurales (menos de 2,500 habitantes), siendo los indígenas de las distintas etnias del país los más desiguales, donde se registran los mayores índices de pobreza extrema.

Ejemplo de ello, es  la parte del ingreso que ha recibido el 10% de la población más pobre (decil I), ésta se ha mantenido en un rango  de 1% a 1.9 %  del ingreso total del país, en tanto que la población que es  el 10%  más rico (decil X), ha recibido alrededor del 40% del ingreso corriente total, esta profunda inequidad no ha cambiado en los últimos 30 años con la política económica neoliberal; el informe de LA ENCUESTA NACIONAL DE INGRESO GASTO DE LOS HOGARES ENIGH 2016, publicado por el INEGI en agosto de 2017, confirma lo aquí mencionado. En su Nota Técnica señala que el objetivo de ENIGH, es proporcionar un panorama estadístico del comportamiento de los ingresos y gastos de los hogares en cuanto a su monto, procedencia y distribución:  

La principal fuente de ingreso de los hogares es por el trabajo con el 64.3%, seguida por las transferencias con 15.6%, la estimación del alquiler de la vivienda con 11.3%, la renta de la propiedad con 8.8% y otros ingresos corrientes con el 0.1%.

En el año 2016, el 30% de los hogares con mayores ingresos (deciles VIII, IX, y X) concentraron el 63.3% de los ingresos corrientes totales, mientras que el restante 70% de los hogares (deciles I al VII) obtuvieron sólo el 36.7% del ingreso. Cabe destacar que entre los deciles (IX y X) el 20% de la población, (unos 24 millones de personas), concentran más del 50% del ingreso corriente total, en tanto que al 80% de la población, se reparte el 49% del ingreso restante, de este tamaño es la desigualdad en el año 2016.

El ingreso trimestral del 10% en los hogares más pobres es de $8,498, en tanto que el ingreso promedio trimestral del 10% de los hogares más ricos, es de $ 170, 366.

En el ingreso corriente promedio trimestral por hogar, según entidad federativa en el medio urbano y rural en pesos de 2016, el Estado de Nuevo León registra las cifras más  altas: Ingreso urbano $91,004, rural $33,090; Ciudad de México: ingreso urbano $70,973, rural $31,755; Estado de Campeche: ingreso urbano $49,651, rural $27,657, como podemos observar, el ingreso en las localidades urbanas de nuestra entidad, es casi del doble del ingreso promedio de las poblaciones consideradas como rurales; el Municipio de Calkiní por su característica poblacional, es considerado  semiurbano con alta presencia de población indígena y sin duda los niveles de desigualdad y pobreza son de los más críticos en la entidad, como también lo son los municipios del Camino Real. Los interesados en el tema pueden obtener más información en INEGI/ENIGH2016.