El corazón de Ah' Canul - 57
Inicio
Jwua'apaach
Lourdes Chan Caamal
Portada - 57
 

Yuum Chucho yéetel xma Litae’ Dzitbalche’ilo’ob. Leti’obe’ yaan bolontúul u páalalo’ob.  Cheen yáak’abtale’ jChuchoe’ ku jóok’ol xíinximbal k’íiwik. Ts’o’ok u jo’op’ol u k’uuxil xLita, leten túune’ jump’éel áak’abe’ tu ya’alaj:

─¡Bejla’ ken in ch’úukt ba’ax bejil ken tíip’ik jChuchoe’!  ¡Leti’e’ naj u taal xaman tumen k’íiwike’, xaman yaan ti’ u naj!

Bey túuno’, tu láaj weensaj u paalal, tu pa’ataj u chúumuk áak’abtal, ka jlíik’ chaambelil. 

Tu je’ek’abtaj u jool u naj ka ch’eenebnaji, le ka paakatnaj aktáan ti’ u yotoch, tu’ux k’áaxja’an, tu yilaj juntúul bek’ech túul sak wíinik wa’alakbal yóok’ol le kooto’.  Le túun le sak wíinika’ tu jáan sats’ajuba bey waxak sáap ka tu ka’a motsajuba, jump’éel ba’al séeba’an; jach sajakchaj xLita, ma’ tu yóojeltal bix tu tsáank’altaj le joolnajo’. Táan túun u kikiláankil. K’a’ajti’, yéetel le ba’ax tu yilaja’, u tsikbalil jWa’apaach’.

Tumen óojelta’ane’ jwa’apaache’ iik’, u k’aasilba’al iik’. Ku ya’alale’ ken wa’alak beje’ jump’éel u yooke’ ku ts’ik ti’ le koot yaan tu xno’oj, yéetel u láak’ u yooke’ ku pe’echak’tik le koot yaan tu xts’íiko’, bey je’el bix yaaniko’ ku jop’ol u xíimbaltik le koot tu chowakilo’, ku k’uchuj tu xuul le bejo’ ku ka’a suut, chen tu bin u sats’ikubaj yéetel u motsikubaj.

Bey u pa’atik u máan wa máax yo’olal u tuk’ik u paach wa u jich’ik u kaal. 

Le béetike’ yaan k’iine’ ken sáasake’ ti’ pula’an kimen máak te’ chumuk bejo’, ku ya’alale’ ku kiinsik yo’olal u yokoltik u pixaan le máako’ yo’olal ma’ u kíimil leti’;  yaan k’iin bin xane’ ku bisik náach u jaantej.

Bejla’e ts’o’ok u máan ya’ab ja’ab.  Ts’o’ok u chúumuk áak’abtal.  Táan u wenel xLita. 
Tene’ táan in wu’uyik bey yaan ba’ax ku yúuchul te’ aktáana’.  jLíik’en, jóok’en, ¡tin wilik! ¡ti’ yaan wa’alakbal yóok’ol le kooto’!  ¿Túul sak wa?

El hombre elástico

Chucho y su esposa Lita son de Dzitbalché. Ellos tienen 9 hijos. Apenas anochece, Chucho sale a pasear en la plaza. Harta estaba ya Lita de estas salidas continuas y nocturnas. Por eso una noche dijo:

─¡Hoy voy a espiar por cuál camino va a venir Chucho! ¡Él debe de venir por el norte porque la plaza queda al norte de su casa!

Lita entonces, adormeció a sus hijos; esperó hasta la media noche y se levantó despacio, sin hacer ruido.

Abrió la puerta de su casa, acechó y al mirar hacia el terreno baldío del otro lado de la calle, vio a un hombre delgado, blanco fantasmal, parado sobre la albarrada quien ágilmente se estiró alcanzando un largo como de ocho brazas y con la misma rapidez se volvió a encoger. Lita tuvo muchísimo miedo; no supo cómo cerró la puerta de su casa. Estaba temblando. Con lo que vio se acordó de lo que le habían contado del jWa’apach’.

Porque se sabe que el jWa’apach’ es aire, es una aparición malévola. Dicen que cuando se para en la calle, pone un pie sobre la albarrada que está a su derecha, y con el otro, pisa la albarrada que está a su izquierda, así como está empieza a caminar por todo lo largo de la calle, llega a la esquina y regresa, mientras se va estirando y encogiendo.

Así espera a que pase su víctima para que le tuerza la espalda o le ahorque.

Es así que en algunas mañanas, a media calle yace algún muerto de manera extraña; se dice que el jWa’apach’ le roba el alma a su víctima para que él siga con vida; algunas veces la lleva lejos y la come.

Ya han pasado los años. Lita está durmiendo. Oigo un ruido, parece ser que algo ocurre. Afuera, al otro lado de la calle. Me levanto. Salgo. ¡Lo estoy viendo! ¡Ahí está! Sobre la misma albarrada. ¿Totalmente blanco?