Municipio
Inicio de la página  
 
Montejo trata de castigar la desobediencia de los canul, que no asistieron a la junta verificada en Akin-Peche 1539. Dibujo de Renán Suárez Cárdenas

Texto copiado, literalmente, de las páginas 36 y 37 del libro "Historia Gráfica de Calkiní", de Manuel Herrera Pech.

 

En el año de 1539, Montejo el Mozo, por orden de su padre dispuso que todos los caciques se reunieran en AKIN PECH, (ahora ciudad de campeche).

Indignado por la rebeldía de los CANUL, únicos que no se presentaron, se puso al frente para castigar a los desobedientes, en compañía desde luego de 40 soldados. Antes de partir para una tremenda aventura sediento de triunfos, recibió la bendición y consejos de Fray Gerónimo de Aguilar, que tenía el conocimiento de que matando al jefe, los nativos daban por terminada la guerra. Los herederos de TZAB CANUL, sabían que los vendrían a buscar y pusieron espías por todas partes, encaramados en los árboles más altos desde donde dieron aviso de la presencia de los Españoles, haciendo uso del caracol de una magnífica sonoridad, el jefe Maya vestido con su traje de guerra, esperaba junto con un grupo de flecheros (única arma que conocían).

Los Españoles entraron por la actual calle 29 que conduce a la estación de los ferrocarriles, Montejo el Mozo haciendo caso a las instrucciones de el Frayle, ordenó que se hiciera uso de los arcabuces y derribó con la fuerza de su caballo al jefe quién desde el suelo con toda valentía heredada de sus antecesores, lanzaba flechas, una de ellas hizo blanco en la coraza que protegía al conquistador. Montejo; remató a su rival con su espada, después se reunió con los principales del lugar y acordaron la fecha en que debería verificarse la entrega del cacicazgo.

Gentes sin ningún conocimiento de la vida de Calkiní tratando de buscar la etimología del origen CAL KIN hicieron varias versiones, de la forma siguiente:

JUN CAL KIIK: deducción que hicieron de una guerra de gran magnitud en la que llegaba la sangre hasta el tobillo, aclaro que la guerra no tardó por la muerte del jefe y la huida de los nativos, para impedir ser aplastados por los caballos que ya habían matado a varios y otros más muertos por el fuego que salía de la boca de los arcabuces.

CUL CAN KIN: cura sin cabeza, cuando los frayles comenzaron la construcción de la iglesia, enseñaron a los nativos a respetar el toque de las campanas, que anunciaba la oración y quedaba prohibido salir a las calles, con ese motivo para vigilar los trabajos los Frayles caminaban frente a la construcción con la capucha puesta en la cabeza: los Mayas dijeron: MINAAN UCAL (no tienen cabeza), la tercera versión dice: CAJAL KI NOO (Pueblo de Sacerdotes) los propagadores de estas versiones no tomaron en cuenta que cuando la fundación del cacicazgo en 1441, los frayles no habían llegado. (Manuel Herrera Pech)

Volver Avanzar