Inicio de la página  
El D'zulik'ak ' (Caballero en llamas)
     
 

Un muñeco es quemado en la plaza principal de Nunkiní, dos veces al año. Lo pasean por el pueblo durante tres días, antes de la hora de su inmolación.

La Sociedad "Caballero de fuego" lo diseña para darle continuidad a una tradición de cuatro centurias. Se supone que a principios del siglo XVII ya existía esta ceremonia, tiempo en que se dice que la terrible viruela negra acabó con casi todos los habitantes de Chan Kah, un poblado vecino.

 

Preparando el monigote. Foto. Francisco Cauich Pat

 

Los sobrevivientes hicieron un monigote representando al invasor español, al que le echaron la culpa de esa nueva enfermedad. Después de prenderle fuego y convertirlo en cenizas, cuenta la leyenda que la viruela dejó de asolar el lugar.

Una hilera de 90 metros, tejida con bombas (de pólvora, papel y tzosquil), es encendida, hasta llegar a los pies del "hombre", que explota a causa de los petardos alojados en diferentes partes del cuerpo.

 

La "mujer de fuego". Foto. Francisco Cauich Pat

 

Desde hace ocho años, se hace lo mismo con la X'naan K'aak' (mujer de fuego), que representa a una mestiza. Esta costumbre comenzó a hacerse al brotar una epidemia de cólera en el poblado, en 1992.

 

Fuente: CANTO SOSA, Santiago, Comp. Municipio de Calkiní. Breve descripción. Calkiní, Cam. 2001. 64 pp.

 

 

Volver