Calkiní, 27 de agosto de 2011
 
Imágenes para alegrar el corazón: Me fío, no me fío
 

Me fío del que habla con el corazón,
porque el corazón no habla.

No me fío del que silencia dolores,
porque el dolor se comparte.

Me fío y no me fío de los que te buscan:
hoy te florean, mañana te desfloran.

Por eso, cada día quiero ser más libre,
y más yo contigo en este valle de poesía,
donde el único lenguaje sea la mirada
de Dios que se refleja en nuestras vidas.

 

Cuando se vive con Dios,
hoy se está mejor que ayer,
y mañana mejor que anteayer,
uno llora lo mismo, pero no es igual.

Porque Dios siempre responde,
nunca está fuera de cobertura,
probarlo ahora y me respondéis después.

Él se traga nuestras lágrimas,
nos resguarda a su consuelo y nos aguarda.

Sólo Él, nuestro Creador, tiene una historia
de gloria que contarnos y cantarnos.

 
 
 
Fuente: Texto recibido el 26 de agosto de 2011 / Foto: Santiago Canto Sosa; 2003