Calkiní, 24 de enero de 2006
 
Sócrates Sandino en Calkiní
 
 

Cuando llegó a Yucatán el héroe de Nicaragua, César Augusto Sandino, con el propósito de pasar una temporada, nuestro paisano José Felipe Castilla, que había radicado allí, se trasladó a la ciudad de Mérida para saludarlo e invitarlo para que apadrinara el bautizo de su pequeño hijo que había procreado con su esposa la estimable y siempre alegre Milita Sosa Berzunza, invitación que Sandino aceptó gustoso, pero llegada la fecha acordada, tuvo necesidad de viajar al oriente, enviando en su representación a su hermano Sócrates, quien vino acompañado de su Estado Mayor, entre ellos un negrito.

Avenida Real (calle 20), en la década de 1960. Foto de Ernestina Herrera Cuevas.
 
 

José Felipe en compañía de sus familiares, amigos y curiosos lo recibió en los andenes de la antigua estación. Sócrates pidió en primer lugar saludar a las autoridades municipales, quien lo recibieron en los corredores del Palacio Municipal, sacando unas sillas donde se sentaron a platicar, para que después se trasladaran a la casa de los Castilla Sosa, con el fin de saludar a la familia y amigos y proceder a la ceremonia. Al niño le pusieron el nombre de César Augusto. Entre los curiosos estábamos un grupo de muchachos.

 
Fuente: Calkiní de mis recuerdos. Ramón Berzunza Herrera. Edición del Instituto de Cultura de Campeche, 2003. 84 p. // Foto: Ernestina Herrera Cuevas.