Calkiní, febrero de 2013
 
La educación en Calkiní
 
 

Desde siempre Calkiní se ha distinguido por el interés y esfuerzo de sus hijos por ofrecer a la niñez y a la juventud oportunidades para prepararse culturalmente. Nada le ha sido fácil de alcanzar y de esta manera sus hombres y sus mujeres han puesto, en ese empeño, lo mejor de sí mismos. Únicamente los ha movido el interés de ser útiles y servir con responsabilidad y empeño.

 

Transcurrido el tiempo, la semilla sembrada en el surco ha producido generosos frutos y el trabajo se ha visto coronado por muchos y muy buenos logros que han situado a Calkiní en el ámbito de los pueblos más desarrollados culturalmente del estado de Campeche.

Para comprender mejor los adelantos que Calkiní ha logrado, es menester recorrer parte de su historia. Para ello, el Prof. Fred I. Berzunza Chacón anota lo siguiente:

Poco o nada se sabe a ciencia cierta sobre la educación, desde la llegada de los españoles a las tierras de la provincia Ah Canul en 1541. Sin embargo, en 1814 aparece don Juan Pablo Talavera, como profesor de primeras letras en Calkiní, con un sueldo mensual de $15.00. Su nombramiento fue extendido por don Manuel de Artazo y Mier, Gobernador de Yucatán en ese entonces.

En aquellos tiempos, los habitantes de catorce a sesenta años que no sabían leer ni escribir pagarían medio real mensual para el establecimiento de las escuelas. Los indígenas, que ya pagaban la llamada de “comunidad y holpatán”, quedaron libres de dicha contribución.

En 1820 don Manuel de Elizalde, Alcalde de Calkiní, fue designado asimismo preceptor de primeras letras, con un sueldo mensual de $25.00; en ese mismo año doña Juana Paula Pérez se encargaría de la escuela de niñas. Los frailes de la parroquia, como José Antonio Glory, Ignacio Gómez Argáez, Martín Aliendo, entre otros, a menudo fueron quienes impartían la educación en los anexos del convento, previo pago por alumno. Esto nos indica que escuelas públicas y gratuitas no existieron en ese entonces.

Sería hasta 1854 cuando don Mateo Reyes Dorantes, dona ocho mil pesos en oro a la hora de su muerte, para fundar una escuela para niños pobres. Don Simón Peón administró el dinero por muchos años. Con los intereses devengados se pagaba el sueldo de los maestros y a veces se daba algún premio a los alumnos más destacados.

A mediados del siglo XIX las ramas de enseñanza fueron Lectura, Escritura y Doctrina Cristiana. Para 1860 algunas personas destacadas en este proceso fueron Rogerio Rodríguez, Pedro Berzunza, José Segundo Berzunza y Cayetano May.

La escuela fundada, gracias a la filantropía de don Mateo Reyes, funcionó por muchísimos años en casas particulares con el nombre de Escuela de Fundación, bajo la advocación de Nuestra Señora de las Mercedes. Para 1866 tenía noventa y tres alumnos: sesenta y ocho blancos y veinticinco indígenas. Don Rogerio Rodríguez, regidor en 1889, propone que la Escuela de Fundación lleve el nombre de Don Mateo Reyes, en memoria de su fundador. El 30 de septiembre del mismo año la moción fue apoyada y aprobada, con dos artículos: 1) en lo sucesivo la Escuela “Mateo Reyes”; y 2) los Directores de dicha escuela harán conocer a sus alumnos el hecho filantrópico del Señor Reyes, enseñándoles a guardar su memoria con respeto y gratitud.

En el siglo pasado el edificio que alberga actualmente a la Escuela Primaria “Mateo Reyes” fue el lugar que ocupaban los soldados de la Guardia Nacional; sería hasta 1920 o un poco después cuando se otorgara el permiso por parte del Gobierno para transformar dicho cuartel en la escuela citada. Todavía hasta 1930 dos o tres grupos tomaban clases en los cuartos anexos al convento de la Parroquia San Luis Obispo. Estos salones fueron destruidos por el paso de muchos años, por el abandono en que cayeron y por el insano olvido y el caso omiso que hicieron quienes debieron preservarlos en su tiempo.

Se desprende del trabajo del Maestro Berzunza Chacón que, en la tercera década del siglo XX, del viejo cuartel de la Guardia Nacional que el tiempo venció y destruyó, se levantaría el edificio de la Escuela Primaria “Mateo Reyes” que dio paso a la educación formal Primaria. Hoy en día esta escuela conserva aún parte de su antiguo edificio, hermoso por su estructura. Por ella hemos pasado cientos de alumnos y maestros. A partir de 1900 y durante los siguientes cincuenta años, Calkiní ofrecería a sus hijos solamente un nivel educativo: Primaria. A mediados de siglo funcionaban ya en el municipio 25 Escuelas Primarias y en 1953 nació el primer “Jardín de Niños” que ahora es el “Lilia Reyes de López Hernández”.

Al no tener otras alternativas para continuar estudiando, la mayoría de los niños que terminaban la educación primaria eran entregados en talleres de carpintería, herrería, sastrería, en barberías, con maestros de música, con albañiles, en donde aprendían  oficios que a temprana edad los incorporaba al trabajo. Dada la situación económica deprimente que se vivía en ese entonces, muy contadas personas tenían la oportunidad de inscribirse en escuelas de nivel más alto que operaban en otros Estados.

La población de Calkiní seguía creciendo y pronto se hizo ya evidente la falta de nuevas escuelas de nivel medio, medio superior y superior, en donde la juventud estudiosa abrevara en la búsqueda de horizontes más amplios de superación. El Dr. Pedro R. Suárez Cárdenas, quien junto con otros entusiastas hijos de esta tierra, compartió las inquietudes por crear otros planteles educativos que brindaran mayores oportunidades a la juventud, nos relata lo siguiente:

La educación media y superior.

En las postrimerías del año 1954 en Calkiní se lograría la cristalización de un viejo anhelo, largamente acariciado, de un grupo de maestros y también de muchos padres de familia y de ciudadanos como Don Carlos Berzunza Ramón y Don Antonio Castellanos G., de que se contara con alguna escuela en donde los niños pudieran continuar sus estudios al terminar la Primaria.

Las dificultades que entonces se pulsaban para ingresar a las escuelas federales normales rurales hicieron que las gestiones, consultas y pláticas con algunas autoridades educacionales se multiplicaran. Así se llegó a la conclusión de que lo único factible en ese momento era la apertura de una Escuela Secundaria Nocturna por Cooperación, la que una vez echada a andar condujera a gestiones posteriores, hasta alcanzar su reconocimiento y sostenimiento por el Gobierno Federal o por el Gobierno Estatal.

El Profr. Baltazar Pinto Avila, a la sazón secretario general de la Segunda Delegación de la Sección IV del SNTE, pidió al entonces Presidente Municipal de Calkiní, Eudaldo Pereyra Sierra, que convocara a una reunión a las personas que tuvieran interés en la creación de esa escuela o que pudieran colaborar con la misma. La reunión se efectuó el 2 de noviembre de 1954 en la Biblioteca Municipal y de ella surgió el Patronato Pro-Secundaria, que se integró en la forma siguiente: el Presidente, Profr. Baltazar Pinto Avila, el Secretario Eudaldo Pereyra Pinto y el Tesorero Julián Carcaño C. Además de las personas mencionadas anteriormente, suscribieron el acta constitutiva como testigos Gonzalo Sobrino Santillán, Dr. Pedro Raúl Suárez Cárdenas, Carlos Berzunza Ramón, Profr. Pastor Rodríguez Estrada, Dr. Eduardo Baeza García y Felipe Renán Suárez Cárdenas.

La iniciativa recibió franco apoyo y orientación del inspector de la Segunda Zona Escolar, el Profr. Guillermo Illescas C. y de su sucesor, el Profr. Pedro Heredia P.; también de los Profrs. Luis Alvarez Barret y Claudio Cortés, funcionarios de la Secretaría de Educación Pública. Asimismo lo hizo el Lic. Luis F. Martínez Mezquida, Director del Instituto Campechano en ese entonces.

El 19 de noviembre de 1954 la Escuela Secundaria (Nocturna) en el local de la Escuela Primaria “Mateo Reyes” inició sus labores, por falta de campus propio. Posteriormente, al crecer la escuela, se impartieron clases en el Palacio Municipal y en la Sociedad “Aurora” también. El primer Director fue el Sr. Carlos Berzunza Ramón y lo sucedió el Profr. Pastor Rodríguez Estrada.

Esta escuela percibió una ayuda económica del Lic. Manuel López Hernández, Gobernador del estado en ese entonces, y funcionó de 1954 a 1961. Estuvo afiliada temporalmente al Instituto Campechano, cuyo Consejo General, presidido por el Lic. Ermilo Sandoval Campos, Rector, expidió los nombramientos correspondientes al personal directivo y cuerpo docente en el mes de octubre de 1955.

Un año después, en noviembre de 1956, el Dr. Alberto Trueba Urbina, Gobernador del Estado, confirmó los nuevos nombramientos a los directivos y profesores de esta escuela, de acuerdo con la Ley de Educación Preparatoria del Estado de Campeche. Con el correr del tiempo la escuela alcanzó auge y prestigio y eso impulsó a solicitar un aumento en el subsidio del Gobierno del Estado y la dotación de un local propio. El Gobernador acogió la iniciativa y en su ejecución superó las pretensiones de los solicitantes. No sólo hizo las gestiones necesarias para que la ex−estación de los Ferrocarriles Unidos de Yucatán fuera cedida para construir el local del Colegio Superior de Calkiní en sus terrenos, sino que estaría integrado por tres escuelas también: la Normal de Profesores, la Secundaria y la de Artes y Oficios, de acuerdo con el decreto número 161 del 28 de junio de 1961.

En cumplimiento del decreto número 168 que sancionaría la Ley Orgánica del Colegio Superior de Calkiní, el 17 de agosto de 1961 el mismo Ejecutivo del Estado expidió los nombramientos respectivos al personal directivo del Colegio en la forma siguiente: el Director General del Colegio Superior y a la vez de la Escuela Secundaria, el Profr. Pastor Rodríguez Estrada; el Director de la Escuela Normal de Profesores, el Dr. Pedro Raúl Suárez Cárdenas; y el Director de la Escuela de Artes y Oficios, el Profr. Efraín Pérez Rodríguez. Como secretarios de la Escuela Normal y Secundaria se designaron a los Profesores Ismael Estrada Cuevas y Pedro G. Maldonado, respectivamente.

El Colegio Superior adquirió asimismo un prestigio no sólo en la región del Camino Real sino que trascendería aún más allá del Estado y cobijó en sus aulas a varios estudiantes de otros estados durante siete años. Esto fue el mismo tiempo de existencia que tuvo la primera Secundaria local, ya que el 12 de septiembre de 1966 la Escuela (Secundaria) Técnica Industrial No. 86 abrió sus puertas al estudiantado. El Gobernador del Estado, el Coronel y Lic. José Ortiz Avila, la había gestionado y obtenido del Gobierno Federal para Calkiní.

Posiblemente influido por el canibalismo político que existía en ese entonces, el Gobernador consideró que la nueva Escuela Secundaria suplía con ventaja a la ya existente. Por ello sometió al Congreso del Estado una iniciativa de Ley, que se convirtió en el decreto número 105, de fecha 27 de diciembre de 1966, que determinara la desaparición del Colegio Superior. Se cometió, pues, el error de subestimar el malestar, el inconformismo y el disgusto del pueblo calkiniense ante la inminente pérdida de su Escuela Normal (a la que consideraba como una auténtica conquista para su mejoramiento cultural, económico y social), de la que ya había egresado la primera generación de profesores formados íntegramente en Calkiní y en la que estaba en formación aún la segunda.

Quien esto escribe, en su calidad de Director de la Escuela Normal y al mismo tiempo segundo Director del Colegio desde 1965, el Profr. Pastor Rodríguez Estrada, Director de la Escuela Secundaria, y el Profr. Ismael Estrada Cuevas, Secretario de la Normal, informamos personalmente al Gobierno del Estado de la efervescencia que la medida gubernamental había desatado en la ciudadanía y de la decisión de que no aceptara el despojo de su Escuela Normal.

Tras múltiples gestiones y alegatos de carácter técnico en favor de los derechos de nuestro alumnado y después de largas pláticas con los abogados del Departamento Jurídico del Gobierno del Estado logramos llegar a un convenio satisfactorio y se obtuvo la expedición del decreto número 153, de fecha 15 de julio de 1967, que, desde el punto de vista legal, dio vida a otra Escuela Normal de Profesores de Calkiní. Avalada por el Gobierno del Estado, es la que subsiste en la actualidad, pero con otra denominación.

Quienes desempeñábamos cargos dirigentes en el Colegio Superior tuvimos voz y voto en la elección de los directivos de la nueva Normal y unánimemente dimos nuestro voto en favor del Profr. Efraín Pérez Rodríguez para Director. El Colegio Superior de Calkiní expiró jurídicamente el 30 de septiembre de 1968, como consecuencia del ya mencionado decreto número 105, después de dar dos generaciones de profesores, las primeras forjadas en Calkiní, y de concluir totalmente los planes de estudio vigentes en sus dos escuelas; amén de regularizar la situación legal de sus ex−alumnos y de expedir toda la documentación relativa…

Anteriormente me referí en forma concisa y en secuencia cronológica a los hechos sobresalientes del comienzo de la enseñanza pos-primaria y magisterial. A continuación, ofrezco otros datos y consideraciones en torno del mismo tema, haciendo énfasis especial ahora en el factor humano iniciador de aquella proeza.

La Escuela Secundaria de Calkiní.

La enseñanza secundaria comenzó en la Escuela Nocturna por Cooperación44 el 19 de noviembre de 1954 en el Salón de Actos de la Escuela Primaria “Mateo Reyes”, con diecisiete alumnos el primer día de clases a los que se agregaron, en los días siguientes cinco más, para un total de veintidós inscritos, dieciséis hombres y seis mujeres. Fungió provisionalmente como Director el Sr. Carlos Berzunza Ramón. A partir del 19 de diciembre empezaron a despachar, designados por el Gobierno del Estado, el Profr. Pastor Rodríguez Estrada como Director y el Profr. Nicolás Canto Carrillo como Secretario.45

Esta escuela trabajó solamente un año en su calidad de nocturna. De 1954 a 1961 produjo cinco generaciones con ciento seis egresados (sesenta y cinco hombres y cuarenta y un mujeres). La primera generación egresó el 30 de julio de 1957, día en que, por primera vez en Calkiní, se entregaron certificados completos del ciclo Secundario.46

Escuela Secundaria del Colegio Superior.

Pareciera que la historia se repitiera, porque en septiembre de 1961, en una transición casi insensible, los maestros y alumnos pasaron de una a otra sin solución de continuidad. El Profr. Pastor Rodríguez E. fue confirmado como Director y el Profr. Pedro G. Maldonado como Secretario Tesorero. Enseguida el C.P. Eudaldo Pereyra P. fue nombrado Tesorero el 31 de agosto de 1965 y, posteriormente en abril de 1967, el Profr. Rodrigo Rodríguez F. sustituyó a ambos con un cargo de creación nueva como Secretario Tesorero. Entre 1961 a 1968 de esta escuela siete generaciones con certificado completo de secundaria egresaron.47

La Escuela (Secundaria) Técnica Industrial No. 86 había sustituido ya a la anterior (en 1966) y, a 33 años de su fundación, labora actualmente como Escuela Secundaria Técnica No. 3.

Escuela Normal de Profesores del Colegio Superior.

El Colegio Superior48  inició sus actividades el 18 de septiembre de 1961.49  La primera generación, integrada por once hombres y trece mujeres50, recibió sus anillos y cartas de pasantía el 11 de julio de 1964 en una ceremonia que se llevó a cabo en el Teatro de la Sociedad “Aurora”. Esta escuela trabajó en forma cíclica, es decir, no se admitieron nuevos alumnos hasta terminar el ciclo profesional completo, debido a que no habían catedráticos suficientes en la localidad. Por esta misma razón tampoco se pudo establecer la Escuela Preparatoria en ese entonces.

La segunda generación comenzó sus estudios en septiembre de 1964, con diecinueve hombres y veintiséis mujeres, y todos terminaron la carrera el 8 de julio de 1967. Entre el lapso del 5 de junio al 19 de diciembre de 1967, sesenta y cinco de los sesenta y nueve egresados de ambas generaciones presentaron exámenes de grado para obtener su título profesional. El primer examen profesional de todos, sustentado por Alfonso Alpuche C.48, tuvo lugar los días 5 y 6 de junio en Calkiní. A pesar de demostrar una gran calidad en la educación, vista por el número de titulados logrados en este periodo, la Escuela Normal del Colegio Superior cerró sus puertas el 31 de diciembre de 1967.49  La Escuela Secundaria sólo perduraría un poco más tiempo que la Normal; la clausuraron el 30 de noviembre del año siguiente.

De aquella época, a la que muchos calificaron de “romántica” quizá por el denodado interés y esfuerzo de sus protagonistas a quienes únicamente movió el anhelo de brindar a las nuevas generaciones la oportunidad de alcanzar mayores niveles educativos, todo ha seguido el cauce natural de evolución.

En aquel entonces, de la secundaria se pasaba a la Normal51; no existía la Escuela Preparatoria. Las exigencias de los Programas de la Educación obligaron que se estableciera este nivel para acceder a estudios superiores. En respuesta a esta necesidad en Calkiní nacería la primera Escuela Preparatoria52  en octubre de 1969, con horario nocturno en un salón del edificio de la Sociedad Cultural Aurora. Pocos años después, este plantel educativo53, totalmente formalizado y conservando el nombre de Escuela Preparatoria “José María Morelos”, volvió a iniciar sus funciones con horario vespertino. Esta escuela subsistió hasta 1999, cuando se fusionó con otro plantel del mismo nivel, el Centro de Estudios de Bachillerato, para conformar el “Colegio de Bachilleres Plantel 13 (COBACH)”.

Cuando nació la Escuela Preparatoria en 1969 y dado el número de estudiantes existentes, surgiría una nueva Escuela Secundaria Nocturna, la “Ignacio Allende”. Más adelante ésta se convertiría en la Escuela Secundaria para Trabajadores y posteriormente en la Escuela Secundaria General No. 16 “Moisés Sáenz Garza”, que funciona actualmente. Hoy en día la ciudad de Calkiní cuenta con el Centro de Estudios de Bachillerato Tecnológico y de Servicios No. 126 (CBTIS); en cada una de las tres Juntas Municipales funcionan planteles de este nivel plantel.54

El nivel de Educación Superior es altamente significativo en Calkiní y, en vísperas del siglo XXI, se registran cuatro Escuelas Normales y una sucursal de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Campeche.55  Las dos tablas siguientes56 permiten apreciar el estado actual que guarda la educación en el Municipio de Calkiní, ilustrando a su vez la circunscripción y demografía en cada una.

A un año de concluir el Siglo XX, Calkiní es ya un centro cultural de excelencia, sobre la base del trabajo desarrollado por sus hijos y con ánimo benévolo a través de los años. En el campo de la educación se observan avances que fortalecen el desarrollo sociocultural. Ahora la niñez y la juventud tienen a su alcance planteles educativos para prepararse con eficiencia. Los avances tecnológicos y científicos, la modernización de la vida y el incesante aumento de la población son el parámetro que regula la proyección de nuevas instituciones educativas. El Municipio cuenta con una estructura educativa bastante amplia con una base sólida que permitirá a sus habitantes alcanzar mejores estadios de vida en los tiempos por venir.

 

44         El personal docente se integró con los siguientes profesores y las materias correspondientes a cada uno: Eudaldo Pereyra P., Matemáticas; Dr. Eduardo Baeza G., Biología; Dr. Pedro R. Suárez C., Lengua y Literatura; Alonso Reyes C., Historia Universal; Pedro G. Maldonado, Educación Cívica; Carlos Berzunza R., Geografía Física; Gonzalo Sobrino S., Inglés; Felipe R. Suárez C., Dibujo; Azael F. Pérez R., Educación Musical; y Pastor Rodríguez E., Educación Física.

45         El Profr. Canto fue relevado en febrero de 1955 por el Profr. Pedro G. Maldonado. 

46         Esta primera generación incluye a Neyda Herrera T., Rosalía Soto L., Diana Carvajal V., Adela Dáger E., José Alpuche C., Alberto Estrada F., Manuel Herrera S., César Flores P., Rodrigo Huchín C., Marco I. Canul Ch., Eusebio Cob C. y Carlos Moguel L.

47         De estas siete generaciones con trescientos setenta y seis alumnos, doscientos treinta y uno fueron hombres y ciento cuarenta y cinco mujeres. De modo que en catorce años entre ambas escuelas secundarias, cuatrocientos ochenta y dos alumnos terminaron sus estudios, de los cuales fueron doscientos noventa y seis hombres y ciento ochenta y seis mujeres. Colaboraron también en la docencia en el ciclo secundario los Profesores Esteban Rosado D., Emma Rodríguez B., Zoila Berzunza P., Gladys E. Carrillo R., Marbella Uc V., Gladys Uc V., C.D. Jaime Sosa C., Rilio Ruiz N., Socorro Pérez, Gonzalo Baeza G., Andrés Mijangos U., Maximiliano Kantún H., Dr. Antonio Pimentel R., Elcira Oreza P., Miguel Flores S., Fred J. I. Berzunza Ch., Hugo L. Arcila G., Raquel I. Rodríguez F., Nilda Rodríguez G., Gonzalo Berzunza Ch., y Jorge Rodríguez F. Los conserjes fueron Isauro Herrera y Pastor Castellanos.

48         Este colegio fue una institución pública autónoma, dotada de plena capacidad jurídica y legalmente autorizada para expedir títulos profesionales, de acuerdo con la Ley orgánica del mismo, decreto número 168 del 7 de agosto de 1961.

49        El autor fungió como Director y el Profr. Ismael Estrada C., como Subdirector. Los primeros maestros y sus materias correspondientes fueron: Ma. Aurelia Madrazo F., Técnica de la Enseñanza; Alonso Reyes C., Ciencia de la Educación; Alonso Aguilar S., Biología General y después Técnica de la Enseñanza; Dr. Pedro R. Suárez C., Psicología General y Teatro; Pedro G. Maldonado, Economía Política y Problemas Económicos de México; Olegario Bacab Cimé, Lengua Maya y Nociones de Mineralogía y Geología; Ismael Estrada C., Etimologías Griegas y Latinas; Dr., Guibaldo Vargas A., Literatura Universal; Mariano González Q., Lógica; Zoila M. Madonado F., Escritura y su Técnica; Azael F. Pérez R., Educación Musical; Felipe R. Suárez C., Dibujo, Artes Plásticas y Prácticas Agropecuarias; Rodrigo Rodríguez F., Educación Física; José Estrada C., Talleres; y María Jesús Castilla R., Economía Doméstica.

50        La primera generación incluyó a Adda L. Avilés C., Juana L. Carrillo V., Ana María Chan P., Rosa María Dájer E., María Elena Ortiz H., María Adela Ortiz H., Raquel I. Rodríguez F., Ofelia Rosado M., Paula Segovia M., Adelaida Sánchez P., Celia Turriza H., Gloria María Xiu, Irma I. Zapata E., Alfonso Alpuche C., Higinio Cuevas C., Sergio C. Chan D., Rubén Chan Ch., Miguel Dáger E., Modesto Estrada A., Carlos García C., Víctor M. May T., Leonardo Ortiz L., Tomás Pat C. y Marcial Sosa C.

48        Su tesis versó sobre “La aplicación del Teatro Educativo de Muñecos en la comunidad”. El jurado examinador estuvo integrado con los profesores Florentino Encalada T., Presidente; Pastor Rodríguez E., Secretario; y Carlos M. Berzunza A., Vocal.

49        En la labor educativa del Colegio Superior colaboraron el Dr. Antonio Pimentel R., y los Profesores Pedro G. Maldonado, Elcira Oreza P., y Miguel Flores S., además de los otros maestros mencionados anteriormente.   

51        El trabajo bien documentado del Dr. Suárez Cárdenas sólo hace referencia al nacimiento de la Escuela Secundaria y la Escuela Normal de Profesores de Calkiní y no al inicio del nivel preparatoria.

52        Organizarla, darle forma a su estructura y abrir sus puertas al estudiantado, fue la tarea realizada por los Profesores Julio Macossay Negrín (entonces Director de la Escuela Técnica Industrial No. 86), Alonso Reyes Cuevas, Carlos Berzunza Arcila e Ismael Estrada Cuevas. Su primer Director fue el Dr. Eduardo Baeza García.

53        Al principio estuvo bajo la Dirección del Profr. Carlos Berzunza Arcila. Hasta 1979 el Profr. Alonso Rodríguez Mijangos ocuparía la Dirección.           

54        En la Villa de Dzitbalché hay una Escuela Preparatoria; en la Villa de Bécal un Colegio de Bachilleres y  un Módulo del Centro de Bachillerato Tecnológico Agropecuario; y en la Villa de Nunkiní un Colegio de Bachilleres.

55        Estas escuelas son las siguientes: La Escuela Normal de Licenciatura en Educación Primaria inició el 18 de septiembre de 1961 como Normal de Profesores; la Escuela Normal de Licenciatura en Educación Preescolar, como Normal de Educadoras, en 1981; la Escuela Normal de Licenciatura en Educación Especial y la Escuela Normal de Licenciatura en Educación Física, que iniciaron labores el 1 de septiembre de 1991; y el módulo de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Campeche el 1 de septiembre de 1993.

56        El autor agradece al Maestro Rafael Cuevas Medina por haber realizado la compilación de estadísticas sobre la educación actual en el Municipio.

 
 
 
Fuente: La Educación en Calkiní. Alonso Reyes Cuevas, en Calkiní: una historia compartida. Lorraine A. Williams, editora. H. Ayuntamiento de Calkiní. Ediciones Nave de Papel, 1999. 140 pp. / Imagen: Portada del mismo libro