Calkiní, 18 de enero de 2017
 
Distinguido visitante: Eduardo Bonnín. Hace 25 años, en Calkiní
 

El 14 de enero de 1992, Eduardo Bonnín Aguiló visitó la ciudad de Calkiní, donde participó en algunas actividades.

El fundador del movimiento católico Cursillos de Cristiandad nació el 4 de mayo de 1917, en Palma de Mallorca, España, donde falleció el 6 de febrero de 2008.

Entre sus libros destacan "Los derechos humanos: historia contemporánea, doctrina social cristiana y fundamentos teológicos", en coautoría con José Ruiz Vera y Manuel Olimón Nolasco (1987) e "Historia de un carisma" (2003).

Eduardo Bonnín
 

En febrero de 2015 inició el proceso de beatificación de Eduardo Bonnín: El Secretariado Diocesano del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Mallorca ha iniciado, tras la petición de tres secretarios nacionales de Italia, Portugal y El Salvador y con el visto bueno de la Diócesis de Mallorca, el proceso de beatificación de Eduardo Bonnín, ese hombre "hecho de cielo y barro" que fundó el movimiento hace 70 años, preocupado y ocupado siempre en que la gente conociera a Dios (elmundo.es/baleares/2015/02/16/54e1ec14e2704eee4c8b456f.html).

Con motivo de cumplirse 25 años de la visita de Bonnín a tierras calkinienses, se da a conocer en esta página un texto escrito por Carlos Fernández Canul el 17 de enero de 1992.

El pasado martes 14, Calkiní se vistió de gala; recibió a un gran hombre, un ser que ha  hecho grande la palabra del Salvador, un hombre que como él hay muy pocos en el mundo, un hombre de nuestro tiempo. Nacido en Palma de Mallorca, España, y fundador de los Cursillos de Cristiandad.

Llegado apenas el domingo pasado, directamente de Mallorca Vía México-Campeche, arriba a estas tierras como queriendo refrendar con su llegada la venida de la fe cristiana a estas tierras, y qué bueno que en este año precisamente cuando se conmemoran los 500 años de la Conquista de América.

Una visita muy honrosa y significativa a esta tierra campechana. Él es sencillo y humilde, lleva por nombre Eduardo Bonnín. En breve charla, y amena por cierto, nos dice que esta obra que él inició hace ya 54 años -allá en su lejana patria-, lo hizo para acercar a esos hijos alejados de la fe cristiana y que en esos tiempos después de la Guerra Civil de España, los hombres estaban alejados de la religión cristiana.

Le pregunté ¿cómo le nació o le vino esta idea? Me responde: -me llegó por inspiración divina-. Muy sencillo y lleno de energía nos responde; su movimiento ha recorrido ya los cinco continentes que hasta en el África los hermanos de color ya conocen el Cursillo.

De su opinión respecto a estas tierras, nos comenta lleno de alegría que no imaginó encontrar a unos verdaderos hermanos y sobre todo sentir ese calor, amor y unión entre ustedes.

Él es ya grande en edad, pero con un espíritu joven y lleno de fe. Nos comenta anécdotas de su vida y de recorrer gran parte del mundo: llevamos el mensaje de Cristo. Un movimiento que ha tomado gran auge en todo el mundo.

Estará de visita en Campeche durante una semana; dictará conferencias en diferentes partes de la ciudad. Después de departir con los hermanos de Calkiní y desbordando un gran corazón de amigo, agradeció y se despidió este distinguido visitante, que solo tiene por misión llevar el mensaje de Cristo por el mundo entero.

Que Dios os llene de muchos años de vida y hasta pronto hermano Eduardo, que su estancia por estas tierras sean placenteras. Enhorabuena, hermano. DE COLORES.

Carlos Fernández Canul. Calkiní, Campeche, a 17 de enero de 1992.

 

 

Texto: Enviado por Carlos Fernández Canul, 18 de enero de 2017 / Fuente y Foto: http://es.catholic.net/op/articulos/20921/cat/773/aniversario-del-fallecimiento-de-eduardo-bonnin.html