Calkiní, 24 de julio de 2009
 
Ceremonia de entrega de documentos a la Generación 2005-2009
 

En la noche del 9 de julio, las autoridades entregaron documentos a nuevos Licenciados en Educación Especial.

La ceremonia de graduación de los 26 profesionistas (uno no asistió), se realizó en el local social "Aurora".

En esta ocasión, la generación llevó el nombre de Ernesto Villarino Villarino, quien estuvo en el presidium, acompañado por Adriana Hernández, esposa de Fernando Ortega Bernés (gobernador electo y padrino de la generación); y por Jorge Cocón Collí, alcalde municipal de Calkiní.

Graciela Caamal González recibe sus documentos de manos de Ernesto Villarino
 
Graduantes y familiares
Integrantes del presidium
 

También encabezaron la entrega de cartas de pasante, Margarita Contreras González, directora de Formación y Actualización Docente de la SECUD; Jorge Puch Millán, jefe del Dpto. de Educación Especial de la misma dependencia; Silene Calderón, de la Sección 04 del SNTE; Manuel Brito Barbosa, del sindicato estatal de maestros; directores y representantes de las escuelas normales de esta ciudad; Jesús Pinto Barredo, subdirector administrativo de la institución organizadora; entre otros funcionarios.

El programa consistió en las palabras de bienvenida, a cargo de Pinto Barredo; la entrega de documentos a los alumnos salientes; mensaje de Adriana Hernández, en representación del padrino de la XV Generación; palabras de despedida, por la graduante Nabila del Carmen Brito Mayor; canto de "Sín Límites", himno de la Escuela Normal de Licenciatura en Educación Especial "Problemas de Aprendizaje", interpretado por los egresados y dirigidos por el autor José Alfredo Briceño Huchín.

 
Ana Flor López Puch recibe sus documentos
Adriana Hernández de Ortega
 

En su discurso de una cuartilla y media, Jesús Pinto felicito a los egresados "porque llegar donde están es una tarea difícil de realizar, un esfuerzo de cuatro años que el día de hoy se ve recompensado, cuatro años de lucha, de estudios, de investigaciones, de prácticas, planeaciones y elaboración de diarios".

También señaló que "ser docentes de educación especial es madurar profesionalmente, es convertirse en adultos, es asumir su responsabilidad, su autonomía, ser capaces de afrontar su propia vida, crear su proyecto de vida desde donde tendrán que orientar las otras vidas, vidas de los niños y jóvenes con necesidades educativas especiales con o sin discapacidad, vida que los padres nos confían año con año y que están obligados a ayudarlos a superar sus dificultades, enseñarles, conducirlos, integrarlos, hacerlos crecer y desarrollarse, a ser independientes y libres. Y si ustedes no son capaces de conducir su propia vida, nunca podrán conducir la de los demás".

Por su parte, leyó un texto de dos páginas, donde refiere que "llegar a este peldaño, que a partir de ahora comenzamos a subir, nos estimula para no quedar varados y seguir adelante, ya que en la actualidad requerimos de más superación para estar acordes con los avances que día con día va exigiendo el proceso educativo, sin perder de vista que todo lo alcanzado y vivido en nuestras prácticas docentes, es sólo una prueba de los conocimientos adquiridos en nuestro paso por las aulas y de acuerdo a nuestra licenciatura todo debe ser en pro de estos seres que, como todo ser humano, también tienen derecho de ser parte activa de nuestra sociedad".

 
Discurso de Jesús Octavio Pinto Barredo: Palabras de fin de curso
Texto de Nabila del Carmen Brito Mayor: Palabras de despedida
       
 
Licenciados en Educación Especial, en compañía de Adriana Hernández, esposa del padrino de la generación
 
 
Fotos: Santiago Canto Sosa