Volver a la portada

Cientos de calkinienses demuestran su amor a la Virgen Morena

Nota del 12-16 de diciembre de 2013.
 

Una vez más, cientos de calkinienses demostraron su amor y afecto a la Virgen Morena, en Celebración Eucarística la tarde-noche del jueves 12 de diciembre, en la Villa de Guadalupe. A las 5 de la tarde partió de la Parroquia la nutrida peregrinación encabezada por un carro alegórico que transportaba una imagen de la Virgen, que lució adornado con flores naturales y un pequeño vestido de Juan Diego. La multitud recorrió calles aledañas al centro histórico y luego tomó la calle 23, concluyendo en el mencionado suburbio.

 
 

La Misa inició pasadas las 6:00 p.m., misma que fue oficiada por el párroco, Pbro. José Luis Canto Sosa. Sus concelebrantes fueron los presbíteros Inocente Flores Domínguez y Gilberto Miranda Lemus, responsable y director espiritual del Curso Introductorio "Santa María de Guadalupe" del Seminario, respectivamente, así como ministros, seminaristas, acólitos y cientos de feligreses.

En su mensaje, Canto Sosa destacó: Hoy estamos de fiestas en México y América Latina, pues estamos celebrando a nuestra Patrona Santa María de Guadalupe. Hemos escuchado en el evangelio de San Lucas nos dice la actitud de María ante su prima Isabel,  ya que esta esperando un hijo. La alegría es característica de la presencia de Dios; donde está Dios hay alegría. Imaginemos la alegría que causó a los indígenas ver  en la tilma de Juan Diego esa hermosa imagen, con características propias de México, tez morena, colores que reflejan cielo y la tierra con aquellos elementos del cielo y las estrellas, como la luna, elementos que para los indígenas eran significativos, acostumbrados a ir  interpretando los códices; van entendiendo que la que aparece en la tilma es la madre de Dios por quien se vive. Juan Diego va siendo el mensajero de María ante el obispo Fray Juan de Zumárraga, quien tiene temor que no le creyeran pero ante esta prueba convincente de la imagen grabada en su tilma, se va cumpliendo lo que la Virgen le había pedido al Obispo; va entendiendo para favorecer a María, para que su hijo Jesucristo sea aceptado, los indígenas van trasladando esa tilma al Tepeyac y se va construyendo una capilla de palos y techos sencillos.

 
 

El sacerdote continuó: Juan Diego es el primer sacristán o guardián; la presencia de María en México va favoreciendo que la fe en Cristo sea aceptada. Es importante interpretar a María que Dios forme parte de nuestra vida, dar un testimonio de Cristo en nuestras palabras, actitudes, obras buenas de todo lo que realizamos todos los días. Esa alegría de ser cristianos, debe manifestarse ante los demás; en cualquier momento difícil de  enfermedades, problemas, manifestar nuestra fe y alegría en Cristo en las que se vaya manifestando en nuestra forma de vida. Dios nos ha concedido este día, seguir dando nuestro amor a María, seguir festejándola, pero más que nada conocer a su hijo, que nos acerquemos y conozcamos mas. Pidamos con fe, porque el nos da sentido verdadero para aumentar nuestra fe y podamos dar testimonio de Él...

Al término de la celebración, como ya es tradición, se bendijeron imágenes, flores, de manera especial a niños y feligreses.

Al inicio de la Misa, fue bendecida una imagen de la Virgen, hecha de "cantera", que se ubica en la parte posterior de la capilla.

El coro parroquial "Voces y cuerdas" interpretó los cantos de la ceremonia eucarística.

 
 
 
 
Fuente: Carlos Fernández Canul / Foto (1): Carlos Fernández Canul y Santiago Canto Sosa (2-4)