Volver a la portada

Culminan los Novenarios en honor del Cristo de la Misericordia

Nota del 12 de noviembre de 2014.
 

Jueves 30 de octubre de 2014. El párroco hace un llamado a perseverar en la devoción y fe hacia la imagen.

Con nutrida procesión que recorrió el centro histórico de la ciudad, culminaron los novenarios a la imagen del Cristo de la Misericordia. A las 7 de la noche se celebró solemne eucaristía en el templo de San Luis Obispo, a cargo del párroco Juan Eliodoro Kantún, quien estuvo acompañado del vicario Manuel May, ministros, acólitos, presidentes de gremios y numerosos fieles.

 

 

En su mensaje Kantún Huchim mencionó: los invito a agradecer infinitamente a aquellos que fundaron este templo franciscano, ya que a través de esta imagen que trajeron para evangelizar a aquella gente que hasta ahora se sigue, como podríamos reavivar esta fe, hacia esta imagen, se volvieran esos evangelizadores quedarían tristes la soberbia y falta de humildad y anonadamiento nos bloquean, sin humildad estamos lejos de la misericordia, sin humildad estamos lejos de la identidad de este Cristo. Hay que trabajar juntos, intentar y perseverar la veneración; tenemos que ser los primeros, hay que pulir la soberbia dureza y cerrazón de corazón, hay que ponerlo como reto. De esta manera, volveríamos a los orígenes del templo porque la imagen está llena de los signos de la pasión.

Hemos escogido la lectura del padre misericordioso, quien repartió al menor sus bienes; el mayor reclama, le recuerda todo lo mio es tuyo, el padre nos da a manos llenas, nos bendice. Hay que tomar la actitud del hijo menor, y no la soberbia del mayor, porque de otra manera  qué les vamos a dejar a las futuras generaciones que vienen, sus hijos, nietos,etc. Para inculcar esta fe, para que de esta manera volveríamos al origen de los franciscanos, al construir este templo no hay que mirar en forma contemplativa esta imagen, debemos de hacerlo con alegría.

Con la Eucaristía, cerramos esta fiesta de manifestación y veneración a esta imagen, para mejorar, enriquecerla con signos para contagiar la fe y devoción, porque de otra manera esta imagen quedará como pieza de museo. Pidamos a Dios que nos ayude a trabajar, perseverar y compartir lo mejor que hemos recibido de Él.

 
 

Al concluir la misa, inició la tradicional procesión. Eran las 8:5 pm cuando la imagen salió del recinto, la cual fue colocada sobre un catafalco instalado sobre la plataforma de un vehículo, previamente adornado con flores; adelante iban banderolas, estandartes de los numerosos gremios. Grupo de jóvenes con sus manos acordonaban a la imagen.

El “Calkiniense más antiguo” (el Cristo de la Misericordia) recorrió las calles de la tierra que un día lo recibió: la 15, 22, 23, 20, 22 y retornó por la calle 15. Eran las 9:05 pm cuando la imagen retornó al templo, acompañada de repicar de campanas, aplausos, cantos, tronar de voladores; no podían faltar los globos de papel de china que se elevan hacia las alturas, que cada año dona el popular José “Mulix” Escobar.

Este novenario culminó cuando la imagen fue colocada de nuevo en su nicho, la cual fue despedida con aplausos y lágrimas de numerosos presentes.

 
 
 
 
Fuente y fotos: Carlos Fernández Canul