Volver a la portada

Cantamisa, en Calkiní, del presbítero Carlos Omar Castillo Noh

Nota del 14 de junio de 2017.

 

(Por Carlos Fernández Canul).- En la noche del viernes 9 de junio, Carlos Castillo Noh, presbítero originario de este lugar, realizó su Cantamisa en el templo de San Luis Obispo pletórico de feligreses que atestiguaron el acontecimiento en la vida católica de la ciudad de Calkiní.

EL INICIO: En el domicilio del nuevo sacerdote (en el barrio Kilakán) lo invitaron a salir e iniciar su recorrido por las calles hacia la Parroquia.

Castillo Noh, acompañado de sus padres, vecinos, una charanga, bailadores de la tradicional "Cabeza de Cochino" (tres grupos), familiares y amigos, arribó al recinto donde iniciaría el ritual de la Cantamisa.

Datos biográficos del diácono Carlos Castillo Noh
 
 

LA CEREMONIA DE VESTIDURA Y MISA. En la Sacristía, el nuevo sacerdote realizó la bendición de sus ornamentos; luego, el Pbro. José Luis Canto Sosa fue el encargado de investirlo.

Se inició la entrada a la iglesia, por el pasillo central. Acompañado de 23 sacerdotes de distintos lugares del estado, ministros, papás, seminaristas, ministros, el padre Carlos caminó hacia el altar mayor el cual lucía bonitos arreglos florales; cerca de ahí, al costado derecho, la Imagen del Cristo de la Misericordia.

Comenzó la misa, a cargo de Carlos Omar, acompañado de Daniel Noz Yerbes, compañero de Ordenación (ambos fueron investidos el 8 de junio, en la Catedral de San Francisco de Campeche de manos de Monseñor José Francisco González, Obispo de la Diocésis).

 
 

El Pbro. Fernando Manzo Barajas tuvo a su cargo la lectura de los compromisos que contrajo Castillo Noh al ser ordenado sacerdote, recordándole sus inicios, al ingresar al Curso Introductorio, así como las diversas etapas de su formación: "Hoy tienen a un Sacerdote que nació, jugó, lo vieron crecer, aquí en esta tierra; recordarle las sabias palabras de Jesucristo: "eres sacerdote para siempre, y hasta el fin de tu vida".

Seguidamente, al empezar la Consagración, los padres de Carlos Omar le hicieron entrega del Cáliz y otros ornamentos que le servirán durante las misas. Al momento de la comunión, ésta le fue dada en primer término a sus padres, hermanos y familiares.

Para finalizar, el nuevo sacerdote pronunció su mensaje pastoral al pueblo que lo vio nacer: "Al señor le gusta que seamos agradecidos, por eso vengo a agradecer primero a Dios por la vida, por  mis padres que no se negaron a este proyecto de vida; no soy la mejor persona, pero trataré de ser mejor sacerdote con todas mis debilidades y limitaciones; espero que con sus oraciones me ayuden".

 
 

"Agradezco al señor obispo que el día de ayer me ordenó; hace rato estuve en el seminario donde pasé 11 años de formación, me hizo recordar gratos momentos. Agradezco al padre Manzo, a Liborio Bucio, quienes me recibieron en el año 2006. A los seminaristas que pasamos momentos difíciles y alegres, les pido seguir haciendo oración por mí; hay que apoyar a los nuevos seminaristas. A mis hermanos sacerdotes que hoy me acompañan, gracias por su amistad; gracias al padre Canto Sosa por su apoyo; al párroco Juan por la organización de este evento; que Dios les pague...

Hay que seguir trabajando por el bien de Dios. Agradezco a mi compañero Daniel por compartir esta mi primera misa; a mi familia: papá, mamá, por hacer crecer en mí el servicio de la fe, por su testimonio de amor a Dios, por no negarse y apoyarme cuando les dije que quería ir al seminario. Gracias mamá por las lágrimas y oraciones que derramaste; gracias papá por el esfuerzo para mi educación. Pidan a Dios por mí y mis hermanos, junto con la Virgen María. Agradezco  a mis hermanos que son parte de este largo  caminar; muchas gracias a todos y cada uno de ustedes, amigos bienhechores, a todos los que colaboraron; me encomiendo a sus oraciones y quedo a su disposición,  muchas gracias...".

Por último, se realizó el tradicional Besamanos, donde los feligreses pasan uno a uno a besarle las manos al sacerdote y felicitarlo.

REFRIGERIO.- En el salón social "Aurora", los grupos católicos ofrecieron a los invitados un refrigerio, en donde se realizó un evento artístico: bailables, declamador, y la audición musical del grupo "Tónica".

 
 
 
Texto y fotos: Carlos Fernández Canul / Fotos: Santiago Canto Sosa