Inicio de la página
Sitios históricos
-
Palacio Municipal de Calkiní
 
 

PLACA: PALACIO MUNICIPAL DE CALKINÍ

Hacia finales del siglo XIX se le conocía como Sala Consistorial; y, desde 1872, sede del gobierno municipal.

Desde ese año se inició un proceso de reconstrucción, siendo las obras más importantes las realizadas en 1917, 1936 y 1942.

El edificio, por su ubicación y arquitectura neoclásica, es de los más notables de la ciudad.

     
 

Este edificio de arquitectura neoclásica fue levantado sobre un altillo, en donde también están el templo y el convento de San Luis Obispo.

En su interior, funcionan oficinas para la atención al público en diversos aspectos.

El 14 de septiembre de 1872 fue inaugurada la galería del palacio, siendo alcalde Rafael Rodríguez y gobernador Joaquín Baranda.

El 20 de noviembre de 1917, se inauguró la reconstrucción del edificio, siendo gobernador Joaquín Mucel y presidente municipal Genaro Alpuche. El 30 de noviembre de 1918, la XXVI Legislatura del Congreso del Estado de Campeche, en Decreto No. 110, elevó a categoría de ciudad a la villa de Calkiní, siendo alcalde Carlos Berzunza Ramón.

En 1936, fue construida una torre al frente del edificio, en la cual se instaló un reloj de cadena, obsequiado por el gobernador. Casi cincuenta años después, el reloj fue cambiado por otro, de cuatro carátulas.

Dada la situación precaria de los ayuntamientos, poco a poco, a partir de la década de 1930, se fueron construyendo las escalinatas del palacio municipal.

En los corredores del inmueble se realizaba la toma de posesión de las autoridades y se rendían informes de las mismas. También, durante décadas, aquí se llevaban a cabo las actividades del Carnaval y celebraciones sociales y populares.

Desde el 30 de noviembre de 1993, en las paredes del palacio se exhibe el mural "Calkiní" del artista Sergio Cuevas Avilés. La obra está conformada por los lienzos “Raíces de Ah-Canul”, “Fusión de culturas” y “Hacia el ideal”.

 
 
 
 
Fuente y foto: Guía "Calkiní: Un recorrido por su historia" / Fotos: Santiago Canto Sosa (placa) y Felipe Castellanos Arcila