Inicio de la página
Templos y conventos franciscanos
Parroquia de San Luis Obispo - Calkiní
 

El 19 de agosto se conmemora el onomástico de San Luis Obispo, santo patrono de la comunidad parroquial de Calkiní. Según la Enciclopedia de la Religión Católica, Tomo IV, Barcelona, España, Dalmau y Jover, 1953, p. 1444, este personaje “fue hijo de Carlos II de Nápoles y sobrino segundo de San Luis, Rey de Francia. Desde 1288 a 1294 estuvo en Aragón, y desde 1294 a 1295 en Barcelona, en calidad de rehén por su padre. En 1296 renunció a su derecho a la Corona de Nápoles, se ordenó sacerdote e ingresó a la Orden Franciscana, con la cual había establecido ya estrechas relaciones en Aragón.

Parroquia de San Luis Obispo. 2001
     
Parroquia. 1955
 

El Papa Celestino V le nombró, en 1294, Arzobispo de Lyon, nombramiento anulado por Bonifacio VIII al año siguiente; sin embargo, Luis fue elegido arzobispo de Tolosa del Languedoc en 1296, en cuyo territorio desarrolló una breve, cuanto fructífera, actividad caritativa. Luis fue canonizado en 1317; muchas veces se le representa como un obispo joven con hábito franciscano”.

En este recinto se venera también al Cristo de la Misericordia (su Novenario es en el mes de octubre).

El campanario aún resuena en el devenir de bronce, llamando a voces susurrantes a quienes escuchan sus ecos que parecen decir:  Aquí abandona su fiebre el cierzo,/ aquí deja el espíritu llantos de lodo./ En este breve paraíso/ el alma pliega su razón y vive eterna/. Atrio de cálices,/ aquí reina la calma y brota el aire franciscano/ en busca de su plétora./ Aquí arde la hiel y al extinguirse/ curte a la imagen del dolor./ Y aquí también, tendido en el altar/ Cristo regala estrellas/ al vástago del hambre religiosa. (Santiago Canto Sosa, en "Los ojos de Ah-Canul", 1988).

La presencia de los frailes fue muy fecunda en este lugar. Habitaron el convento y enraizaron en el patio de esta población la semilla de las bienaventuranzas. Durante los siglos XIX y XX, los curas interinos o sacerdotes encargados de la iglesia, han sido apoyados por tenientes de cura y vicarios en su labor entre los cofrades. 

En 1961 se realizó un Congreso Eucarístico en la Parroquia. Hasta gran parte del siglo XX los Padres predicaban su mensaje en el púlpito, construido en la parte derecha del templo, que dejó de usarse en la década de los 60’, en época de Monseñor Gonzalo Balmes.

 
Parte lateral. Década de 1960
 
 

En los últimos 190 años de historia eclesiástica, cerca de 30 presbíteros han realizado su ministerio en Calkiní, dirigiendo a la grey católica en la práctica de sacramentos y mandamientos de la ley divina. Los últimos, a partir de 1925:

Mons. Gonzalo Balmes Noceda (1925-1926) y (1931-1972); Luis Higinio Maldonado (1926); no hubo párroco del 25 de julio de 1926 al 14 de junio de 1929, debido a la persecución religiosa en nuestro país; Raúl Herrera Cuevas (1972-1977); José Cirilo Ruiz López (1977-1982); Antonio Hernández Guillén (1982-1991); Tomás Alba Hernández (1991-1996); Filiberto Campos Carrillo (agosto de 1996-marzo de 2000), José de los Santos Zaldívar Ahumada (marzo de 2000-agosto de 2004), José Luis Betancourt Escalera (26 de agosto de 2004-mayo de 2008), Néstor Escamis Regis (administrador, mayo-julio de 2008), José Luis Canto Sosa (4 de agosto de 2008-31 de agosto de 2014) y Juan Heliodoro Kantún (12 de septiembre de 2014-).

La manera de celebrar a San Luis Obispo ha ido cambiando en el transcurso de los años, desde la realización de misas, rosarios, adoraciones nocturnas, etc., durante una gran parte del siglo XX, hasta la organización de eventos culturales y deportivos en el resto del período secular. En esta última etapa se dedicaron más al Cristo de la Misericordia (en octubre), que al santo cuyo nombre se esculpió en la memoria del catolicismo de Calkiní. Algunas personas de avanzada edad, recuerdan que se ofrecían Mañanitas a San Luis, a las 4:00 a.m., ya que la primera misa se hacía a las 5:00 a.m. hace más de 50 años. En tiempos del padre Balmes, se hacían festivales en el teatro por ese motivo.

Para que los párrocos contaran con la participación de numerosas personas en estas manifestaciones, necesitaron ayuda de vicarios quienes se encargaron de formar grupos apostólicos (aún lo siguen haciendo), con el fin de crear disciplina y responsabilidad en ciertos aspectos de la tarea pastoral, promoción del catecismo, de la liturgia y de las festividades en fechas especiales: Epifanía, Semana Santa, Corpus Christi, Novenarios de octubre, Natividad del Señor, etc. Además, se proyectaban películas de los 15 Misterios, en la Semana Mayor; se realizaban retiros espirituales en “el cañón” y en otras partes del ex convento; se  levantaban Nacimientos en lo que ahora es el Teatro “Gonzalo Balmes”, éste se utilizaba para la presentación de obras dramáticas y cómicas, así como de pastorelas en fiestas decembrinas, que incluían la asistencia de una muchedumbre infantil durante las Posadas, después de asistir al Rosario, con sonajas en las manos, con la finalidad de alegrar el camino de los peregrinos José y María.

Algunos de aquellos grupos (varios sobreviven) son: Acción Católica, Cortesanos de San Luis, Vicente de Paúl, Corte de María, Congregación Mariana, Catecismo, etc., que festejaban con regocijo el 19 de agosto, como un día especial en sus vidas espirituales.

 
Retablo. 1999
 

Después surgieron otros como Adoración Nocturna, Legión de María, Movimientos de Cursillos de Cristiandad, Foro J.A.P.Y.A., ACAN, etc. En este año (2001) existen 24 grupos, entre ellos están: JUFRA,  M.F.C., PRODEFE, Pastoral Juvenil, Colectoras, Renovación, Pascua, JACRIS y Jornadas, además de varios de aquellos que funcionaban en los finales del siglo XIX y principios del XX.

En 1998, al darse cuenta el padre Filiberto Campos, que la población casi se había olvidado de San Luis Obispo en su día, comenzó a organizar diversas peregrinaciones y otras actividades en las capillas, comprometiendo a gremios de raigambre en el medio local para celebrar las festividades en honor del santo que tiene impresa su Imagen antiquísima en el retablo de madera de la iglesia. 

Con la venia de los Obispados de Yucatán y Campeche (éste desde 1895), han asistido al templo presbíteros de vocación e inigualable entusiasmo, que han prendido la mecha en el corazón de los habitantes.

Muchos de los que han sido párrocos, también fungieron como tenientes de cura, vicarios o bautizantes, resaltando la presencia de impartidores sacramentales durante los dos últimos siglos, que provenientes de otros lugares, como aún se hace, guiaban el trabajo inacabable de los pastores católicos en el municipio, y actualmente, en esta parroquia.

Entre ellos se anotan nombres como Pedro Martínez Novelo, Marcelino May, Alejandro Uc, Basilio Ochoa, David Tamay Pech, José Luis Canto Sosa, Saúl Zavala Pliego y José Francisco Verdejo Aguilera. Últimamente, diaconos o seminaristas hacen este servicio.

Ramón Iván Suárez Caamal, en su libro Memorial de sueños, demuestra a través de un soneto su afinidad hacia la iglesia del terruño:  "Tu torre solitaria me parece/  llorar bajo tormentos de silicios/  y sin embargo guardan tus resquicios/  blancas palomas y la hierba crece./  Vistes la soledad del manto gris/  y lanzas tu pregón con alborozo,/  nido de golondrinas en un pozo,/  bajo el sayal, el corazón de Asís./ Es la oración tu firme basamento/ a ritmo acompasado de campana/  que rema en  el azul  del  firmamento./  Sólida carabela castellana/  -mástil de piedra, soledad y viento-/ iglesia de mi pueblo, franciscana ".

 
Procesión con la imagen de San Luis Obispo. Agosto de 2013
 
 
 
Fuentes: Los ojos de Ah-Canul. Notas periodísticas 2000-2001. Santiago Canto Sosa. Suplemento dominical del periódico “Tribuna”. Campeche, Cam. / Fotos: Francisco Cauich Pat, Santiago Canto Sosa, autores anónimos.