El Corazón de Ah' Canul - 74
Inicio
Preguntas y respuestas con algo de ciencia
Acerca del meteorito de Chicxulub y los mayas. (Segunda de tres partes).
Gonzalo Sobrino Lázaro
Portada - 74

 

P: ¿En este siglo XXI se siguió estudiando este impacto de asteroide?
R: A finales del año 2006, un gringo, profesor de geología, completó un análisis de los sedimentos bajo la superficie del océano, reforzando la teoría del impacto único. Este investigador llevó a cabo su análisis a aproximadamente cinco kilómetros del cráter de Chicxulub para controlar posibles cambios en la composición del suelo en el lugar de impacto, aunque permaneciendo suficientemente cerca como para ser afectado por el impacto. El análisis reveló que solo había una capa de detritos en el sedimento originada por el impacto. Los científicos que dicen que fue un impacto múltiple, consideran los resultados antes mencionados como dudosos y no están de acuerdo con la conclusión del análisis de este gringo. El evento ha sido descrito más recientemente en un libro editado y publicado en 2007, cuyos autores son dos astrónomos mexicanos, quienes actualizaron el conocimiento que se tiene acerca de dicho acontecimiento meteórico. El 5 de septiembre de 2007, se sugirió un posible origen para el asteroide que creó el cráter de Chicxulub en un informe publicado en la revista científica Nature. Los autores argumentaron que una colisión producida hace ciento sesenta millones de años en el cinturón de asteroides creó la familia de asteroides Baptistina, cuyo miembro superviviente mayor es el codificado como 298 Baptistina. Sugirieron que el asteroide de Chicxulub también era miembro de este grupo, apoyándose en la presencia de cromo en diversos afloramientos del límite Cretácico/Terciario y en un meteorito hallado en sedimentos del mismo límite, en el norte del océano Pacífico, que indicarían que podría haber pertenecido a la poco frecuente clase de asteroides llamados condritas carbonáceas, clase a la que pertenece la familia Baptistina. Según algunos autores, el aerolito de Chicxulub era un fragmento de unos sesenta kilómetros de diámetro que se desprendió de uno mucho mayor, de ciento setenta kilómetros.

P: ¿Qué opinaron los científicos estadounidenses al respecto?
R: En febrero de 2008, un equipo de investigadores norteamericanos utilizó imágenes sísmicas del cráter para determinar que el asteroide impactó en aguas más profundas de lo que se suponía previamente, liberando una masa de vapor de agua siete veces mayor de lo estimado. El agua y el azufre presente en los sedimentos de la región reaccionaron y formaron aerosoles sulfatados que se liberaron a la atmósfera, alterando el clima al provocar una disminución en la temperatura y generando lluvia ácida.

P: ¿Qué opinaron los científicos mexicanos sobre el particular?
R: El cráter de Chicxulub apoya la teoría postulada por científicos mexicanos, que hicieron alusión al hecho de que la extinción de numerosos grupos de animales y plantas, incluyendo los dinosaurios podría haber sido el resultado del impacto de un bólido. Ellos, trabajando entonces en una universidad norteamericana, postularon que la extinción fue aproximadamente contemporánea con la fecha estimada de la formación del cráter de Chicxulub, que como bien se arguye fue el resultado de un fuerte impacto. Esta teoría goza actualmente de una aceptación amplia, pero no universal, por parte de la comunidad científica.

P: ¿Qué han revelado estudios posteriores?
R: En marzo de 2010, y tras una revisión de estudios, treinta y ocho expertos de Europa, Estados Unidos, México, Canadá y Japón, confirmaron, en un trabajo publicado por la revista Science, que la extinción masiva que se produjo hacia finales del período Cretácico, hace unos sesenta y seis millones de años, y que acabó con el dominio de los dinosaurios en la Tierra, fue originada por el impacto de un asteroide. Con ello quedan desvirtuadas otras hipótesis anteriormente postuladas, como la del vulcanismo masivo, que ahora se sabe fue con trescientos mil años de anticipación. Con posterioridad, en 2011, otros autores han puesto en duda la pertenencia del asteroide de Chicxulub a la familia Baptistina. Según el análisis de los datos obtenidos por el sondeo satelital, la colisión entre asteroides que dio lugar a los mil cien miembros de la familia Baptistina se produjo hace tan solo ochenta millones de años, la mitad de la edad calculada anteriormente, tiempo que no concordaría en 15 millones de años con el necesario para que uno de los fragmentos alcanzara la Tierra hace sesenta y cinco millones de años. Este nuevo dato, según los investigadores, exculparía a esta familia de asteroides de producir la extinción masiva de finales del Cretácico, manteniéndose, por tanto, la incertidumbre sobre la procedencia precisa del asteroide de Yucatán.

P: ¿Se han descubierto en el planeta otros cráteres como el de Chicxulub?
R: En 2012 se descubrieron dos cráteres como el de Chicxulub, uno en el mar del Norte frente a las costas del Reino Unido, y otro cráter en Ucrania. Ambos son mucho más pequeños que el de Chicxulub, pero probablemente fueron causados por objetos de decenas de metros de largo que impactaron contra la Tierra. Esto condujo a la teoría de que el impacto de Chicxulub sólo fue uno de varios impactos que habrían ocurrido simultáneamente y que mataron a los dinosaurios. Otro cráter que se puede haber formado al mismo tiempo es el cráter Shivá, el cual es una estructura del fondo oceánico situada bajo el océano Índico, al oeste de Bombay, India; fue descubierto por el paleontólogo indio Sankar Chatterjee quien lo llamó Shivá en honor al dios hinduista de la destrucción y el renacimiento, aunque actualmente se ha cuestionado que dicha estructura sea efectivamente un cráter.

P: ¿Puede decirse que el meteorito de Chicxulub extinguió a los dinosaurios?
R: Como conclusión hasta este momento puede considerarse que la extinción de los dinosaurios no obedeció a un solo impacto, sino a impactos diferentes en diferentes sitios del planeta y es muy probable que el impacto del meteorito de Chicxulub no haya sido el causante principal.

P: ¿Qué actitud tomaron los mayas cuando se dieron cuenta del cráter de Chicxulub?
R: La información también ocultada fue que los mayas hicieron excavaciones subacuáticas para obtener agua dulce proveniente del agua salada del mar; la aridez de la Península de Yucatán en donde sólo se daba el henequén y escasas zonas boscosas en determinadas áreas menos calcáreas, generaba sequías que obligaban a los mayas a emigrar internamente buscando mejores sitios.

P: ¿Para qué hicieron los mayas excavaciones subacuáticas?
R: Las grandes extensiones de laja crearon exigua vegetación y excesiva permeabilidad del suelo, lo cual fue aprovechado por los mayas que, permitiendo el acceso de agua de mar a grandes extensiones de terreno calcáreo y ocasionando que el agua se filtrara lograron generar agua dulce en grandes oquedades subterráneas llamadas grutas y finalmente depositarla en lagunas y cenotes ocultos que ellos mismos hicieron. El agua de mar corría por los túneles y llegaba a espacios de asentamiento; se filtraba por las rocas calizas y es ahí en donde se formaban estalactitas y estalagmitas. El agua sin sales ya apta para el consumo humano quedaba en lagos subterráneos o colecciones hidrológicas tipo arroyo, que ellos mismos hicieron. Los túneles subacuáticos que tuvieron como punto de partida el cráter de Chicxulub excavados por los mayas fueron 54 y les pusieron los siguientes nombres: 1) Zaculeú, 2) Yúm Káx, 3) Yaxhá, 4) Yaxchilán, 5) Xpuhíl, 6) Xlapák, 7) Xibalbá, 8) Palenquéh, 9) Vucúb Caquíx, 10) Quiriguá, 11) Uaxactún, 12) Tutúl Xiú, 13) Topoxté, 14) Toniná, 15) Tikál, 16) Tecún Umán, 17) Seibál, 18) Sayíl, 19) Quiriguá, 20) Palenquéh, 21) Ocós, 22) Nachí Cocóm, 23) Nachán Cán, 24) Maní, 25) Lamanaí, 26) Labná, 27) Kukulcán, 28) Kisín, 29) Kiních Aháu, 30) Kaminaljuyú, 31) Kabáh, 32) Izamál, 33) Ixtáb, 34) Ixpiyacóc, 35) Ixmucané, 36) Ixchél, 37) Íx Chevél Yáx, 38) Itzamná, 39) Hasaú Chán Kahuíl, 40) Ék Chuáh, 41) Edzná, 42) Dzibilchaltún, 43) Copán, 44) Cobá, 45) Chichén Itzá, 46) Chakanbakán, 47) Chaác, 48) Calakmúl, 49) Bulúc Chabtán, 50) Bonampák, 51) Becán, 52) Balamkú, 53) Altún Há y 54) Abáj Takalík. (Favor de consultar los libros sobre la cultura maya de los escritores Ramón Berzunza Pinto, Antonio Canto López y Román Piña Chan).

P: ¿De qué tamaño eran los túneles?
R: Cada túnel desde el cráter de Chicxulub tenía diferente longitud, de 30 a 90 kilómetros, su diámetro era de dos metros en promedio, pero la totalidad de ellos pasaban por grutas y cenotes, pero en una capa geológica superior de donde se filtraba el agua de mar y fluía hacia los niveles inferiores, teniendo todas sus paredes reforzadas con piedras labradas semejantes a las paredes de las construcciones de pirámides y edificaciones ceremoniales. Además, hicieron canales subterráneos desde los ríos. Los mayas hicieron también la mayoría de los cenotes, grutas y lagunas subterráneas que actualmente se explotan en forma turística con riesgo de ser destruidas por la contaminación de hongos, bacterias, parásitos y virus de los turistas, además de sus excretas, sudores y también de desperdicios humanos, así como basura y plástico no degradable. Los seres humanos somos depredadores del medio ambiente y somos capaces de depositar basuras y desperdicios, inclusive tasas sanitarias en los cenotes reportados por los medios de comunicación. Continuaremos. Muchas gracias.