Calkiní, 17 de mayo de 2022
 
Fred Berzunza Chacón, "Maestro Emérito Campechano 2022"
 
 

16 de mayo de 2022. (Por Joel Pacheco Berzunza*).- Originarios de un pueblo indoeuropeo (los vascunes), asentado en los Pirineos, de bravos e inconquistables guerreros que se hicieron famosos en la batalla de Roncesvalles en la que derrotaron al poderoso ejército de Carlomagno, los Berzunza cruzaron el Atlántico y se establecieron en Yucatán, durante el siglo XVll. Desde su llegada, procuraron contribuir al desarrollo de su nueva tierra y así lo demuestra la lista de personajes ilustres de esta familia, quienes han destacado en las ciencias, la cultura y las armas: Carlos Berzunza Ramón, Ramón Berzunza Pinto, Ramón Berzunza Herrera, Carlos Berzunza y la Victoria, son algunos de los hombres memorables para la historia de Campeche, y hoy, se inscribe un nuevo nombre en esa honorable lista de ilustres campechanos: El Profr. Fred Jorge Yván Berzunza Chacón, quien fue reconocido el día de ayer, 15 de mayo, como “Maestro Emérito Campechano 2022”, máximo galardón educativo que otorga el gobierno del estado de Campeche; acto llevado a cabo en el Teatro Toro de la capital del estado, con la presencia de la gobernadora Layda Sansores San Román y su gabinete, quienes encabezaron este reconocimiento al distinguido educador, en un evento en el que también se entregaron las medallas “Ignacio Manuel Altamirano”, “Rafael Ramírez” y “Luis Álvarez Barret”, por 40, 30 y 25 años de servicio educativo.

El profesor Fred Jorge Yván Berzunza Chacón nació el 18 de agosto de 1940, en la ciudad de Calkiní, Campeche, hijo de Gonzalo Francisco Berzunza Sosa y María Elidé Chacón Prego (profesora graduada del Benemérito Instituto Campechano en la década de 1930). Sus estudios primarios los realizó en la ciudad de Calkiní y los medios en la ciudad de San Francisco de Campeche. Ingresó a la Escuela Normal de Profesores del Colegio Superior de Calkiní, de la que obtuvo su titulación en 1967. Posteriormente, cursa la Licenciatura en Matemáticas, en la Normal Superior de Yucatán. Como profesor, fue miembro fundador de varios planteles educativos: en la primera “Escuela Secundaria para Trabajadores”, iniciada e impulsada por don Julio Macossay Negrín, para beneficio de los trabajadores (con el tiempo se convertiría en la Escuela Secundaria Federal “Moisés Saénz”); primera escuela preparatoria “José María Morelos y Pavón”, la cual con el paso de los años sería el Centro de Bachillerato Pedagógico, luego Colegio de Bachilleres (Cobach) y ahora Cobacam (Colegio de Bachilleres de Campeche); en 1966, de la Escuela Tecnológica Industrial # 86 (hoy Escuela Secundaria Técnica # 3); en 1967, de la nueva Escuela Normal de Profesores, al desaparecer el Colegio Superior de Calkiní. Como docente de estas instituciones en las que laboró por diversos períodos, impartió diversas materias como: aritmética, álgebra, geometría, trigonometría, geometría analítica, cálculo diferencial e integral, física y etimologías grecolatinas. Del 1 de septiembre de 1966 al 31 de marzo de 2008, ocupó el cargo de jefe administrativo y profesor de Historia y Matemáticas en la ETI # 86, hoy E.S.T. # 3 (42 años de servicio como maestro).

El profesor Fred Berzunza destacó además en la cultura y ha dejado un legado importante a las generaciones futuras con las investigaciones que llevó a cabo desde que fue nombrado cronista municipal por el cabildo del H. Ayuntamiento de Calkiní (cargo en el que estuvo de 1989 al 2000), desde entonces ha publicado las siguientes obras sobre la historia de Calkiní: “Calkinienses ilustres”; “Trilogía de hombres ilustres”; “Breve Historia de la Escuela Mateo Reyes”; “Datos biográficos de Presidentes de Calkiní”; “Imágenes de Calkiní: de ayer a hoy”; además de diversos artículos publicados en el periódico “Tribuna”, en la década de 1990 (como cronista, fue miembro de la Asociación Nacional de Cronistas de Ciudades Mexicanas, desde 1989). Escritor prolífico, es también autor de poemas como “Calkiní”, con el que fue acreedor a la “Flor natural”, en los primeros Juegos Florales de Calkiní, en 1977. En 1988, fue primer lugar en poesía en el II Certamen de Poesía y Cuento “Ciudad de Calkiní”, con el poema “Imágenes de mi tierra”. En 1996, recibió mención de honor en el III concurso literario “Xicoatl”, realizado en Salsburgo, Austria, por sus dos investigaciones, “Las casonas de Calkiní” y “Biografía de Don Mateo Reyes Dorantes”. El 4 de octubre de 1989, obtuvo el primer lugar en el concurso, “Lema del 450 aniversario de la fundación de Campeche”.

El profesor Fred Berzunza Chacón también ha fomentado el deporte en la tierra que lo vio nacer, para alejar de los vicios a los jóvenes y se desarrollen de manera saludable. Desde la década de 1970, instaló un gimnasio a un costado de su hogar, el cual fue el primero de este municipio, y en el que muchos deportistas se han ejercitado con una cuota muy baja o nula en algunos casos. Aficionado a la halterofilia y el fisicoculturismo, fue pionero y promotor de este deporte en Calkiní, en el que destacaron jóvenes al obtener primeros lugares en campeonatos regionales.

 
 

Después de recibir de manos de la gobernadora Layda Sansores San Román, el pergamino que lo acredita como Maestro Emérito Campechano 2022, el homenajeado se dirigió al estrado para pronunciar las siguientes palabras:

“Honorable presídium. Respetable público. Soy un ciudadano de dos siglos; nací en el siglo XX, el 18 de agosto de 1940 y hasta hoy 15 de mayo del 2022, siglo XXl, estoy vivo por obra y gracia de Dios. Voy cargando en la espalda poco más de ocho décadas y siento que las llevo por la calle, tan ligeras como si tuviera 20 años. Seis hermanos crecimos en el seno de una familia maravillosa, donde mamá y papá derramaron su amor y comprensión a raudales, hogar en donde la violencia física y verbal y las palabras altisonantes estuvieron ausentes y las carencias que abundaron, no hicieron mella en nuestro espíritu infantil. Nos enseñaron el amor al trabajo, al estudio, al respeto, a la honradez y a todo aquello que fuera positivo para el desarrollo del ser humano.

A la ciudad de Campeche siempre la llevo en el corazón, en el pensamiento y en el sentimiento, quizá porque mis ancestros por la vía materna son legítimos campechanos de los barrios de Guadalupe y Santa Ana. Gratos recuerdos de mi paso por las aulas del Instituto Campechano: de las clases de matemáticas de D. Ermilo Sandoval Campos y Manuel Sansores Pérez; de inglés de D. Guillermo González Galera y D. Ramiro Rodríguez Aguayo; de biología de D, Nazario Montejo Godoy; de gramática de D. Vicente Castro Bacallao; de lógica de D. Mario Rivas Cervera; de literatura de Martha Medina del Rio y Alicia Diego Hernández, y de muchos más que sería muy largo enumerar.

Me invitaron para estar acá el día de hoy, en un homenaje a los maestros, para un reconocimiento que en verdad siento no merecer, no he hecho nada extraordinario, más que cumplir como hijo y como ciudadano y cuando en la familia hacen falta una hija y más recientemente una esposa, ya no hay alegría para compartir y nada, por muy valioso que sea, le devuelve a uno la felicidad perdida. Espero que mi hija Lilieth, aquí presente con sus tres vástagos, esté contenta y satisfecha y allá en el cielo, mi hija María Alejandra y mi esposa María Ramona gocen de este momento.

Estoy aquí como profesor jubilado y agradezco a D. Julio Macossay Negrín y a D. Carlos Sansores Pérez, ya finados, que me consiguieran una plaza para laborar en la ETI 86 de Calkiní durante 42 años. Por cierto, honor a quien honor merece, D. Carlos Sansores Pérez, un campechano ejemplar, apoyó a cientos de nóveles profesores, a conseguir su plaza. Gracias, muchas gracias y que Dios nos bendiga a todos hoy y siempre”.

Celebro con gran regocijo este digno y merecido reconocimiento por varias razones: primera y más importante, porque dicho reconocimiento no fue por méritos o compromisos políticos, sino una propuesta espontánea de funcionarios que conocen bien la trayectoria del maestro Fred, principalmente el Lic. Raúl Pozos Lanz (Secretario de Educación), quien conoce su labor, desde que fue Director de Secundarias del estado, así como la maestra Martina Kantún (Subsecretaria), quien ha sido testigo de la vida ejemplar del homenajeado. La segunda razón para celebrarlo es porque el maestro Fred es un educador íntegro que supo llevar por la senda del saber a miles de jóvenes, así como también es un ciudadano ejemplar, quien nunca ha buscado este tipo de reconocimientos y como muestra de su civilidad y patriotismo, está el haber rechazado el premio “Mérito Ciudadano”, de Calkiní, por no querer ser “cómplice” de aquella administración municipal que no estaba al nivel de sus expectativas ciudadanas. La tercera razón es porque desde que este “escribidor” era un niño, me gustaba leer las investigaciones históricas y genealógicas que el Profr. Fred obsequiaba en copias fotostáticas a mi mamá, y con orgullo puedo decir que indirectamente fue mi maestro y motivación en la crónica, aún antes de que yo fuera consciente que existía este género. Otra razón que celebro es porque siendo hermano de mi mamá, sé de las dificultades económicas que tuvieron que sortear para poder estudiar y para poder sobrevivir, pero siempre con un alto grado de honestidad y ejemplo de los abuelos; conozco de cerca las pérdidas por las que ha transitado la vida de mi tío Fred, principalmente de mi joven prima Alejandra y hace pocos meses, mi tía Monchi; en el ámbito familiar es una persona seria y respetuosa, hijo abnegado que cuidó a sus padres hasta la muerte, esposo y padre amado, abuelo cariñoso. Por último y no menos importante, celebro el reconocimiento porque distinguir a un ciudadano como el Profr. Fred, no sólo enaltece a quien recibe dicho honor, sino engrandece también a quien lo otorga, porque el primer paso para avanzar y ser grande, es reconocer humildemente el trabajo y esfuerzo de quienes nos anteceden, sobre todo de aquellos que cumplieron más allá de su deber y pusieron su granito de arena para buscar un México mejor, como el Profr. Fred Jorge Yván Berzunza Chacón, Maestro Emérito Campechano.

 
*Cap. Joel Gonzalo Pacheco Berzunza. Cronista de Hecelchakán, Campeche.
 
 
 
Texto y fotos: Enviados por Joel Pacheco Berzunza, el 16 de mayo de 2022.