Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Jubileo de Oro de la Escuela Normal de Profesores de Calkiní

(15 de julio de 2017)
 
 

En memoria de los maestros fundadores que se adelantaron,
por la ausencia de los egresados,
hasta ellos mi gratitud.
(T. Durán)

 

Desde 1967 a la fecha, las puertas de la emblemática Escuela Normal de Profesores permanecen abiertas. Cincuenta años de existencia al servicio de la sociedad, formando a las maestras y maestros campechanos, contribuyendo celosamente en  el espíritu normalista de los jóvenes que se aventuran en la desafiante profesión de la docencia.

Durante ese tiempo, sus aulas han sido el nido de mentes y corazones visionarios en las generaciones de profesores que abandonaron ese recinto para trasladarse a las escuelas del territorio nacional.

La primera Escuela Normal en el municipio de Calkiní se convirtió en el oasis del saber, la antesala del desarrollo personal, social y económico de las poblaciones y comunidades aledañas. Su fundación abrió la esperanza para la juventud local. Desde entonces ha ofrecido la brújula de la superación y el estudio a los jóvenes, quienes a partir de su formación inicial emprendieron su propio proyecto profesional.

 
 

Afortunadamente, las semillas germinaron en mi persona. De sus maestros, aprendí los principios básicos de la carrera; en sus aulas, los momentos inspiradores para forjar la historia escolar; de su filosofía, la motivación para abrazar el compromiso de educar. Es invaluable su contribución personal, profesional y social en las generaciones que han transitado a los largo de 50 años.

Este 2017, celebra su Jubileo de Oro, ocasión especial, digna de celebrar con los directivos y personal de la escuela; evento que invita al reencuentro de ex alumnos y a las muestras de gratitud por su loable labor a favor de la educación. Firme en su compromiso, la actual Normal de Licenciatura en Educación Primaria continúa navegando con el estandarte del éxito, la vanguardia y el espíritu normalista. Con las propias notas de su himno, refrenda su esencia: “Compañeros normalistas/ trabajar es la misión/ y pongamos en la obra/ alma, vida y corazón.”

Felicidades amada Escuela Normal, largos años de existencia en nuestra tierra. Tu fecunda tarea, frutica; enseñanzas genuinas, valores trascendentales. Colegio de dos siglos, cuna de nobles educadores campechanos.

Felicidades!!!

15 de julio de 2017.

 
 
 
Texto: Enviado por Teresita Durán, el 14 de julio de 2017 / Fotos: Santiago Canto Sosa, 2017