Municipio
Inicio de la página  
 
La Emperatriz Carlota y su dama de compañía, en la ciudad de Campeche. Dibujo de Renán Suárez Cárdenas

Texto copiado, literalmente, de las páginas 59 y 60 del libro "Historia Gráfica de Calkiní", de Manuel Herrera Pech.

 

1865, el día 9 de Diciembre a las 8 de la noche, bajo una pertinaz llovizna, entró la carroza a Calkiní, que conducía a la bella CARLOTA AMALIA; emperatriz de México, la calle estaba llena de curiosos, con deseos de conocerla, la aglomeración se formó frente al Palacio Municipal.

La emperatriz salió de las ruinas de Uxmal, después desayunó en Bécal, en casa del Sr. Cura y luego de oir misa, pidió ser conducida al pueblo de Halachó, de donde salió a las seis y media, razón de su retrazo.

La acompañaba una muchacha originaria de Campeche, sobrina de Estrada Gutiérrez, Según una carta dirigida a su abuela, en dicha carta hacía alusión de la belleza de su dama de compañía y la comparaba con la belleza de su abuela.

Se alojó en la casa del padre Pérez, hoy propiedad del Sr. Gonzalo Baeza y Sra. Ernestina Medrano de Baeza, en donde escuchó misa al día siguiente.

Al escuchar el sonido de la campana principal de la iglesia, pidió una explicación de la sonoridad y manifestó el deseo de llevársela. ( La campana tiene un sonido muy hermoso, por la liga de oro en su construcción).

Al día siguiente, partió rumbo a la ciudad de Campeche a su paso por Dzitbalché, saludó a las autoridades y a las personas que la esperaban.

En Hecelchacán descansó durante una hora, en la casa del Sr. Maximiliano Avila, al enterarse de que el hijo mayor del dueño de la casa, llevaba el nombre de su esposo el emperador, le obsequió un reloj de bolsillo.

(Tratando de confirmar lo del obsequio del reloj, entrevisté al Sr. Maximilano Avila Barbosa, quién lo recordó, con mucha tristeza, porque sin pensar en el valor histórico, lo vendió en $2.50, granjeandose una buena paliza de su padre, como premio. (Manuel Herrera Pech)

Volver Avanzar