c  
 
Volver a la portada

Con misa y procesión, culmina Novenario en honor a San Luis Obispo

Nota del 31 de agosto de 2017.
 

Domingo 20 de agosto de 2017 (por Carlos Fernández Canul).- Con una serie de actividades, anoche culminóel Novenario a San Luis Obispo, patrono de los católicos de esta ciudad.

Viernes 18: Inician las Cuarenta Horas de adoración, en la Capilla del Santisimo, en donde durante dos días se veneró el Cuerpo  de Jesús en la hostia consagrada. Grupos parroquiales participaron en diferentes horas.

 

 

Sábado 19:  Por la tarde, el último Gremio hizo su entrada al templo, procedente del barrio San Luis Obispo. Seguidamente, se realizó el Rosario. Luego, comenzó la solemne Eucaristía, a cargo del párroco Juan Eliodoro Kantún Huchim y del presbítero Francisco Javier Higuera.

En su mensaje, Francisco Javier recordó la vida y obra de San Luis de Tolouse, "quien fue hijo del Rey Carlos II y de su madre María de Hungría. Luis desde pequeño sufrió la cárcel junto con sus hermanos, en donde estuvieron siete años; fue ahí en el encierro cuando Luis halló su refugio en Jesús y definir su vocación de sacerdote. Al salir de la cárcel, le fue ofrecida la corona para ser Rey, misma que despreció para entregarse al servicio de Dios, demostrando humildad y caridad hacia los más desprotegidos. Fue nombrado Obispo de Tolouse, donde logró demostrar su amor hacia los pobres; murió a los 23 años, el 19 de agosto de 1298, dejando un gran ejemplo a seguir. Y, ahora, es el patrono de este templo franciscano, ya que San Luis fue franciscano, porque fue pobre. Imitemos su ejemplo de servicio, humildad y caridad".

 
 

El Coro de Voces "Berith" tuvo a su cargo los cantos de esta celebración.

La Procesion: Banderolas y estandartes de los distintos gremios y numerosos fieles acompañaron la imagen de San Luis Obispo al salir en su acostumbrada Procesión, que recorrió una parte de las calles del Centro Histórico de la ciudad de Calkiní, debido al aguacero que cayó por la tarde y que inundó varias calles.

Al ingresar la imagen a la iglesia, se escucharon vivas, cantos, tronar de voladores; se colocó de nuevo en su altar y se prendieron luces pirotécnicas que le dieron una iluminación especial a la imagen, al momento que los feligreses lo despidieron con aplausos y cantos.

 
 
Texto: Carlos Fernández Canul / Fotos: Santiago Canto Sosa