Volver a la portada

Reseña histórica del Teatro "Monseñor Gonzalo Balmes"

 
 

Las artes escénicas han prevalecido en el gusto de los calkinienses. El teatro se suma a las actividades por las que se reconoce a Calkiní como Atenas del Camino Real, no sólo a la ciudad sino también al municipio.

Juguetes cómicos y dramas tienen un lugar en este ámbito, producidos por maestros y aficionados. María Reyes Ortega, Nazario Víctor Montejo Godoy, Briceida Cuevas Herrera, Pedro Suárez Cárdenas, Manuel Herrera Pech, y otros personajes dieron renombre a esta labor representada en diversos sitios como la Sociedad “Aurora” y el Cine “Minerva”.

Herrera Pech menciona en su libro “Apuntes para la historia de Calkiní”, publicado en 1966: sin documentos comprobatorios, la primera función teatral se verificó el 24 de Diciembre de 1860, en ocasión de estrenar una Pastorela, el escenario se improvisó bajo frondoso y milenario roble que existió hasta el día 29 de Abril de 1940 en que se destruyó por la necesidad de construir el mercado público actual”.

Cuadros culturales dirigidos por incansables promotores han dado a conocer “Flor de un día y espinas de una flor”, “La abandonada”, “Lazos de familia”, “La peluca de don Venancio”, “Tierra baja”, y más obras que se guardan en la memoria. En esa tarea, agrupaciones fomentan el arte de Melpómene en nuestra ciudad: “Aurora”, “Reyde”, el grupo independiente “Cal-Kín”, el Taller de Teatro de la Casa de Cultura y el Grupo LENEA -integrado por estudiantes del Plantel 13 del COBACAM-.

Existen espacios donde aficionados y semiprofesionales demuestran sus aptitudes histriónicas: Teatro “Monseñor Gonzalo Balmes” de la Parroquia de San Luis Obispo, Teatro “Briceida Cuevas Herrera” de la Sociedad Cultural “Aurora”; Teatro al aire libre de la Plaza Cívica, Cinema “Camino Real”, Teatro de la Ciudad “Pedro Raúl Suárez Cárdenas” (construido recientemente por el gobierno estatal). Además, se llevan a cabo pequeñas representaciones teatrales en bibliotecas, terrazas o auditorios de instituciones educativas y culturales, a cargo de maestros y alumnos.

 
 

Desde el inicio de la fundación del templo de San Luis Obispo, los frailes franciscanos trajeron el teatro, porque era parte de la evangelización de los pobladores de este lugar. Nos hace suponer que en el proyecto del inmueble dispusieron de un espacio para el teatro y que con el paso del tiempo se continuó practicando este arte.

Herrera Pech menciona en el libro citado que en un cuadro de aficionados dirigido por el sacerdote Liborio Sánchez Arroyo, en 1910, formaron parte las señoritas Elena Alpuche Herrera, Lucía Estrada Mijangos, Candita Moguel Alpuche, Margarita y Fidencia Alonso, y que las funciones se verificaban en los corredores del convento.

En otra sección del libro, escribe:
1931. El Señor Cura don Lorenzo García le entrega la Parroquia al señor Cura Balmes Noceda, quien viene desde entonces desarrollando trabajos activos.
Pegada a la entrada principal al convento existió una arquería que por más que se luchó no se pudo conservar.
PRIMER TRABAJO: Reparación de la Sacristía y dos piezas contiguas que sirven de habitación.
SEGUNDO TRABAJO: Reparación de los techos de la entrada principal del convento con vista al oriente.
TERCER TRABAJO: Acondicionamiento del escenario teatral en una de las piezas que techó con láminas de cartón y que presta gran utilidad a los actos de cultura. En la terraza se juega varios deportes.

En “Historia Gráfica de Calkiní” (1982), Herrera Pech dice que Balmes Noceda nació en Calkiní, el 10 de enero de 1893. El 25 de junio de 1918 se ordenó como sacerdote y el día 30 cantó su primera misa en la Catedral de San Patricio, en Nueva Orleans, Estados Unidos. El 20 de mayo de 1925 se encargó de la Parroquia de San Luis Obispo de Calkiní. El 29 de mayo de 1926 le ordenaron pase a la ciudad de Campeche, como Padre de la Catedral. Y regresó a Calkiní en 1931.

 

En 1963, llegó el torero Dionisio Vela a Calkiní, quien junto con el popular “Calix” (Félix Castilla) organizó corridas de toros criollos de la finca “Santa María” en la terraza del ex convento, con la finalidad de recaudar fondos para la Iglesia.

En 1967 se integró un comité de mejoras, cuyo presidente fue Jorge Pool Chan. Se remodeló el lugar, que tenía hierbas y abundantes iguanos. Se colocaron láminas de asbesto en el techo del teatro y se puso piso de concreto a la explanada, donde se llevarían al cabo torneos de voleibol y básquetbol.

Pocos después de la muerte de Balmes Noceda (27 de abril de 1972), el espacio para la expresión artística que tenía el nombre de “Teatro Parroquial” recibió el de Teatro “Monseñor Gonzalo Balmes”, aunque no se plasmó el apelativo en alguna parte de la fachada del aforo (no se tiene fecha precisa en que se concretó).

Durante décadas: sketch, parodias, pastorelas y dramas impresionan al público. Grupos apostólicos, artistas y aficionados han hecho soltar las carcajadas o lágrimas de niños, jóvenes y adultos. Se recuerda a Fulgencio “Chenchito” Magaña, Manfredo “Pénjamo” May Cauich, José Turriza, Jesús Millán, “Las Viejas Verdes”, el grupo J.A.P.Y.A. (Juntos por la Alegría, la Paz y la Amistad), entre otros, que animaron los festivales en diferentes épocas del año.

En esos tiempos, en las divertidas veladas aparecieron títulos como “José el soñador”, “Remembranzas de mi pueblo”, “Siempre en domingo”, “La barca sin pescador”, “Testigo de fe”, “Cachún, Cachún…” y “Amor fraterno”.

 
 

Últimamente, artistas yucatecos presentan obras salpicadas de buen humor, para recaudar fondos en beneficio del Monasterio de las Madres Clarisas.

Por iniciativa del Pbro. Juan Eliodoro Kantún Huchim, se rehabilitó el teatro. El 15 de octubre de 2016 se quitaron las láminas de asbesto del techo. El 25 de febrero de 2017, con ayuda económica de feligreses y bienhechores, este escenario -con medidas de siete metros de ancho, 14 m. de largo y 5.4 m. de alto- fue techado con vigas de bovedilla. Recientemente, se remozaron los interiores, se terminaron un vestidor y un pequeño baño para los actores, y se pusieron bastidores y cortinas.

En la parte de arriba de la fachada se puso mampostería. El nombre de Monseñor Gonzalo Balmes, que estaba escrito con pintura de aceite, negra, se cambió con letras de piedra cortada, labor de artesanos de Santa Cruz Ex Hacienda.

Con estos trabajos finalizados se programa su Magna Inauguración para el viernes 15 de diciembre de 2017, con Brindis, Corte de Listón y Pirotecnia.

B I B L I O G R A F Í A

HERRERA PECH, Manuel. Apuntes para la Historia de Calkiní. Calkiní, Camp. 1966. 310 p.
HERRERA PECH, Manuel. Historia Gráfica de Calkiní. Calkiní, Camp. 1982. 219 p.

C R É D I T O S

TEXTO: SANTIAGO CANTO SOSA.
INFORMACIÓN: FRANCISCA CUEVAS PINTO, CARLOS FERNÁNDEZ CANUL, JUAN ELIODORO KANTÚN HUCHIM, MANFREDO MAY CAUICH Y JORGE POOL CHAN.
FOTOGRAFÍAS: SANTIAGO CANTO SOSA, ERNESTINA HERRERA CUEVAS Y MANFREDO MAY CAUICH

 
 
 
Santiago Canto Sosa. Calkiní, Campeche. 15-21 de diciembre de 2017