Inicio de la página
Barrios, colonias, asentamientos
Breve historia de la creación del barrio de San Martín
Texto de Andrés Jesús González Kantún
19/09/2018
     
Pavimentación de calle (Foto de Santiago Canto Sosa, 2004)
 

Antecedentes.- San Martín es un barrio situado en la parte suroeste del centro de la ciudad de Calkiní. Actualmente, es una colonia urbanizada de calles amplias bordeadas de hermosas casas construidas en un entorno campirano en donde se respira tranquilidad y frescura, especialmente, por las noches.

Una calle principal anchísima que en las noches luce espléndidamente iluminada, con una percepción de limpieza arrebatadora. Colinda con el barrio de San Luisito.

En el año de 1954 inició su proceso de fundación. Uno de sus colonizadores fue el señor Marcelino Aké Tzel, originario del barrio de Kilakán. Cuenta el anciano que al no tener una vivienda propia le nació la idea de conseguir un pedazo de tierra para vivir y lo encontró en esa zona. Con el deseo de repoblar esos montes se le vino a la cabeza la idea de invitar a más colonos, quienes accedieron de buen modo. Le acompañaron en la empresa: Don Lito Chávez, Chel May, Candil Cohuó, Isidoro Cumí, Lorenzo Chi, y otros que se le escaparon de la mente del anciano.

No le dieron tiempo al tiempo y se reunieron para madurar la empresa de colonización y decidieron plantear el asunto a las autoridades de ese tiempo para que les llegara el progreso de urbanización.

Acudieron al presidente municipal de ese entonces, el doctor Eduardo Baeza García (1956-1958), quien accedió a sus aspiraciones, apoyándolos en el trazado del futuro barrio. La primera calle en ser construida fue la 18, la principal. Con la venia del edil se les fortaleció el ánimo y se dedicaron en cuerpo y alma a comenzar con el trabajo.

Fue en el período de gobierno municipal del profesor Fidel Canto Carrillo (1977.1979) cuando se invitó al público en general para adquirir un pedazo de tierra para trabajarlo y hacer crecer al futuro suburbio. Muchos le dedicaron tiempo y se establecieron; otros, sólo fue el intento y desaparecieron. En cooperación con la autoridad del momento y los vecinos, la calle principal fue embutida con material blanco.

En el período del profesor Mario Berlín Mijangos (1980-1982) se construyó el parquecito; y en el gobierno municipal del profesor Andy Uribe Cuevas (1989-1991) se pavimentó la calle más importante y se instaló una fila de postes para la luz.

 
Marcelino Aké y Grijalva Cahuich, vecinos del barrio (Fotos de Santiago Canto Sosa, 2004)
 

Origen del nombre del barrio

Sueña y cuenta don Marcelino: En cierta ocasión que iban trabajando en el relleno de la calle principal —ese material usado en ese tramo cobró una víctima cuando lo extraían de unos bancos de sascab por el rumbo de Tepakán, por causa de una explosión que derrumbó el techo de una cueva donde trabajaba el occiso— iba pasando el señor Fernando Mayor, dueño de la legendaria tienda la Japonesa, y mostró una cara de admiración por el trabajo comunal que iban ejecutando y, animado, le preguntó el nombre que le iban a poner al nuevo barrio. La respuesta del viejo fue instantánea: “San Martín de Porres”. Inmediatamente, don Huach —que así le apodaban— se comprometió a donar el santo si lo consideraban correcto. Aceptaron de buen gusto.

Pasaron algunos años y la promesa no se cumplía. Hasta que el ofrecimiento llegó de la manera menos inesperada. Debido a un accidente grave que sufrió don “Huach” que lo relacionó como un castigo divino por no haber cumplido con su promesa. Así que mandó traer de la ciudad de México el santo prometido por no haber en la ciudad de Mérida, Yucatán y se lo entregó a don Marcelino para resguardarlo mientras se soñaba con la construcción de la iglesia. Estuvo en su poder siete años, tiempo en que no le faltaron sus rosarios y la devoción de la gente. San Martín de Porres ya era el patrono formal de aquel lugar, sólo le faltaba su casa.

Construcción de la iglesia

El barrio de San Martín ya contaba con algunas viviendas, la calle principal asfaltada, luz eléctrica, agua potable y un parquecito; sólo le faltaba construir como en cualquier barrio nuevo, una iglesia.

Se corrió la idea y no faltaron las manos que quisieron apoyar. Un grupo de entusiastas mujeres se dedicó a realizar una serie de actividades para recaudar fondos como kermeses, bailes, bazares, y además solicitaron el apoyo de la gente y hasta Isla Arena visitaron. Acudieron a los políticos; en fin, no descansaron hasta no conseguir los suficientes recursos económicos para comenzar la construcción del templo.

 
Iglesia de San Martín de Porres (Foto de Santiago Canto Sosa, 2002)
 

En el gobierno municipal del profesor Abelardo Mayor Cuevas (1992-1994) recibieron como apoyo material de construcción, así como la cooperación del padre Tomás Alba Hernández, párroco de la iglesia de san Luis Obispo. La mano de obra fue costeada por las promotoras. El ladrillo fue donado por el profesor Miguel H. Rodríguez Suárez (1995-1997).

Éstas fueron las personas que cooperaron incansablemente en la edificación de la iglesia: Rosario Azul Tun (la más dinámica), Florentina Martínez, María Concepción Noh, Florentina Grijalva Cahuich Noh, Paula Cih Noh, Julia Haas, Rosario Chiná Aké Martínez, Teresa Caamal, Dulce María de la Cruz, Federico Puc, Gonzalo Maas y Candelario Meex. El albañil del templo fue el señor Gonzalo Maas.

Ya pasado el tiempo, les nació la idea de organizar la primera fiesta tradicional en honor del santo patrono, la cual se llevó a cabo en el año de 1995. Sus organizadores fueron los señores Wilbert Cih Naal, Julián Chi Haas, Silvestre Cruz y Mario Cahuich.

Al barrio de San Martín poco a poco le ha llegado el progreso; últimamente, ya cuenta con dos escuelas que han sido creadas gracias al esfuerzo de padres de familia, autoridades y maestros. Una primaria bilingüe: “Desiderio Ortegón Cahuich” y un jardín de niños “Andrés Uc Dzib”.

Este trabajo de investigación fue realizado en comunión con alumnos de la escuela primaria del barrio, con el fin de hacerle llegar a las generaciones venideras, aunque breve, una memoria histórica para que fueran conociendo quiénes se preocuparon por fomentar ese barrio y cómo le fue llegando el progreso a esa tierra montaraz plena de espinas, aunque lentamente ha estado recibiendo apoyo de las autoridades y gente samaritana para hacerla crecer en el desarrollo. Su fundador ya descansa a mejor vida.

Alumnos investigadores de la Escuela Primaria Bilingüe “Desiderio Ortegón Cahuich”: Aleriana Elizabeth Moo Couoh, Josías David Can, Elvia Eufrasia Canul Ku Collí, Tania Karina Canul. Maestros: Gilberto Canul y Andrés J. González Kantún.

 
Vista actual de calle principal del barrio San Martín (Foto de Andrés González Kantún)
 
 
Texto: Enviado por Andrés Jesús González Kantún / Fotos: Santiago Canto Sosa y Andrés González