Inicio de la página
Templos y conventos franciscanos
Monasterio de Santa Clara y San Francisco
 

En esta ciudad, cuyo patrono es San Luis Obispo de Tolosa, los frailes franciscanos que arribaron en 1544, fundaron el Convento de San Luis de Calquiní, el cual cobijó su tarea evangelizadora hacia los indígenas.

Este sitio comenzó a construirse en 1548, bajo la supervisión de Fray Luis de Villalpando. No obstante, es el año de 1776 cuando concluyen los trabajos de esta joya arquitectónica, “uno de los conventos más bellos del sureste mexicano”.

Claustro. Década de 1980
     
Noria. Década de 1980
 

Se conoce muy poco acerca de la existencia de religiosos alojados en este lugar después de 1600 y antes de 1800. Don Manuel Herrera Pech (1903-1986), en su libro “Apuntes para la historia de Calkiní” (1966), cita a frailes de la Orden de San Francisco, aludidos en los archivos parroquiales:

Manuel López, Juan Esteban Argáez, Romualdo Granados, Anselmo Avila (Teniente de Cura), Antonio Garrido, Juan José Garrido, Pedro Loría, Juan Collí (Teniente de Cura), José Berzunza, Miguel Romero; todos ellos vivieron en el convento en los años de 1818 y 1819.  Francisco Vega, Abelardo José, Fabián Cervera, Francisco Espinosa (Teniente de Cura), Encarnación Arón (Tte. de Cura) y Juan de Dios Ortega; en 1820.

También: José Vallado, José Cano, Andrés González (Tte. de Cura) y Juan Loría; en 1822-1823. Guillermo Vallado, Estanislao Carrillo, Joaquín Pastrana y José María Valladares; en 1824-1825. Y José Valladares, Fabián Cerón, José Campos, Juan Coello y Victoriano Lorena, en 1826. En esas fechas el Obispo de la Diócesis de Yucatán era D. Pedro Agustín Estévez y Ugarte.

Al abandonarse las actividades en el convento, sus techos se derrumbaron paulatinamente. Sus paredes y pisos evocaron imágenes de castillos medievales; piedras que guardaron en sus oídos de polvo los cánticos y rezos en mezclas de latín, español y maya. Los pasos de lejanas voces subían los escalones hasta llegar a la “media naranja”, el domo que permitió vislumbrar el panorama de varias poblaciones “a la redonda”, como un paisaje florido y atesorado de metáforas. “Patios y bóvedas que marcaron indelebles la niñez de muchos calkinenses”.

 
Escalinatas. Década de 1980
 
 

En la parte adjunta al “cañón”, llamada así por ser una pieza larga y angosta, se fundó el Monasterio de Santa  Clara y San Francisco, el 24 de julio de 1982, integrado por 10 monjas. Ellas provenían de la ciudad de Campeche, en donde habían estado desde el 27 de octubre de 1980, antes de trasladarse a la Atenas del Camino Real. Habían arribado de la Villa de Guadalupe (su sede en la Metrópoli), en una cantidad de 8 personas.

Fue un sábado, en vísperas del día de Santiago Apóstol, entre las 6 y 7 de la mañana. Por la tarde del mismo día,  ocuparon el "cañón" y las plantas baja y alta del edificio que da al poniente, abarcando parte de la planta superior del lado sur del ex convento.

Las autoridades eclesiásticas eran: El Obispo de Campeche, D. Héctor González Martínez; el párroco, Pbro. José Cirilo Ruiz López; y la Superiora, Rvda. Madre María Mercedes Medina Retana. De las diez hermanas en aquel entonces, 5 eran de votos perpetuos, 2 de votos temporales, 1 novicia y 2 postulantes.

Poco tiempo después, el 5 de septiembre, el cura Antonio Hernández Guillén sustituyó al Padre Cirilo, e inició la reestructuración de los cuartos aledaños al Monasterio, que en tiempos pasados fuera considerado el claustro más pequeño de la Nueva España.

 
Vista desde el patio. 2002
 

Durante 30 años, los cánticos se han esparcido por el umbral del templo, llegando a los oídos de los filigreses, en horas de la Celebración Eucarística. A veces, acompañan con sus dulces tonos los salmos de vida que se yerguen en la nave principal de la parroquia.

Los objetivos del Monasterio son “sostener espiritualmente al Seminario y clero campechano. Interceder y pedir por todo el pueblo de Dios, mediante nuestra vida de oración, penitencia y trabajo aunado al sacrificio; y vitalizar los planes de Pastoral en toda la Diócesis.”

Las madres clarisas de Calkiní se dedican a hacer oración vocal y mental, a adorar al Santísimo Sacramento (diurna y nocturna), y a quehaceres domésticos (aseos de la casa, comida, etc.). Se mantienen gracias a la elaboración de hostias y otras ornamentaciones para las iglesias. Su vestimenta consiste en el hábito café, escapulario, una cuerda en el cinto, con tres nudos, la corona franciscana, toca blanca y velo negro; y en sus pies calzan huaraches.

De 1982 a la actualidad han fungido como Superioras o Abadesas: Mª Mercedes Medina Retana (1981-1984); Mª Rafaela Álvarez García (1984-1990); Mª Juana Huitrón Martínez (1990-1993); Mª Rocío Ramos Martínez (1993-1996); Mª Jesús Huitrón Rubio (1996-1999), Mª Martha Medina Dzib (1999-2002), Mª Bernardita Mondragón Miranda (2002-2005), Mª Martha Medina Dzib (2005-2008), Mª de los Ángeles Noh Chan (2008-2011) y de nuevo Sor Bernardita (desde 2011).

 
En el Claustro. 2003
 
 
 
Fuentes: Los ojos de Ah-Canul, Santiago Canto Sosa Calkiní, Campeche. 2000-2012; madres superiores del convento; Apuntes para la historia de Calkiní, Manuel Herrera Pech / Fotos: Edgar Millán Juárez, Nicolás Arango, Santiago Canto Sosa.